La holandesa Jorien Ter Mors impuso nuevo récord olímpico de 1:13.56 minutos para ganar la medalla de oro en los mil metros de patinaje de velocidad y vencer a las favoritas en los Juegos Olímpicos de Invierno PyeongChang 2018.

Jorien formó con la estadunidense Brittany Bowe la quinta y última pareja de salida de la final, y compartió el podio con las japonesas Nao Kodaira y Miho Takagi, que obtuvieron plata y bronce.

La holandesa desarrolló una impresionante velocidad que mantuvo hasta el cierre para superar a su compañera de salida y cruzar la meta con 1:13.56 minutos, tiempo con el que estableció un nuevo récord olímpico y obtuvo medalla de oro.

De esta forma acabó con un añejo récord olímpico de 1:13.83 que impuso la estadunidense Chris Witty el 17 de febrero de 2002, en la cita de Salt Lake City, Estados Unidos.

Nao Kodaira, poseedora del récord mundial con 1:12.09 minutos, impuesto apenas el 10 de diciembre pasado en Salt Lake City, se quedó con la plata al hacer el recorrido en 1:13.82, y su compatriota Miho Takagi con el bronce, con 1:13.98.