La japonesa Nao Kodaira se apoderó del óvalo con un oro y récord en la prueba de 500 metros de patinaje de velocidad en los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang 2018, en donde superó a la coreana Lee Sang-Hwa.

Fue una jornada memorable para la japonesa, que además de brindar una buena actuación ante un público que se entregó a la patinadora local, rompió con los esquemas para ganar la medalla de oro.

Kodaira detuvo el crono en 36.94 segundos para graduarse con honores, ya que además significó nuevo registro olímpico y con ello dejar atrás el 37.28 que estaba en poder de la coreana Sang-Hwa en Sochi 2014.

Y es que su calidad de campeona mundial de 2017 en la distancia, Kodaira eclipsó con su velocidad en la pista. La plata fue para la local, con 37.33, y el bronce para la checa Karolina Erbanova, con 37.34.