James se cuela entre las estrellas consagradas del Mundial 2014

  • El delantero de Colombia deslumbra de la misma forma que jugadores como Messi, Neymar o Muller.
  • Junto a él, otros 'tapados' dan la sorpresa en Brasil: Valbuena y Shaqiri.

Mejor jugador de la primera fase y pichichi del Mundial, con 5 goles. Es la carta de presentación del colombiano James Rodríguez (22 años), que es ya la sorpresa mayúscula y una de las estrellas indiscutibles en Brasil. A base de goles y alegría —la que demuestra su selección en cada partido —, James ha logrado algo casi impensable a estas alturas de torneo: superar en la tabla de artilleros a cracks consagrados como Neymar, Messi o Muller. Y, si bien es cierto que los tres citados están a la altura que de ellos se esperaba, es James quien acapara focos y halagos con la mitad del torneo ya consumido.

El delantero de Colombia, que con dos goles ante Uruguay clasificó a la selección cafetera para los cuartos de final, superó también en la tabla de goleadores a los delanteros de Brasil, Argentina y Alemania, respectivamente, todos con 4 tantos en su casillero particular.

James llegó al Mónaco procedente del Oporto y previo pago de 45 millones

James, que ha marcado en los cuatro partidos que han disputado los cafeteros, ha estallado en este Mundial tras una buena temporada en el Mónaco, al que llegó la pasada campaña procedente del Oporto previo pago de 45 millones de euros. Eso sí, James ha sufrido una transformación en su juego y ha tenido que cambiar su rol para este campeonato, ya que en la Ligue destacó más como asistente (12) que como goleador (9).

Sobre su futuro, se ha dejado querer por los clubes de la Liga española: "Sería un sueño poder jugar en España". Además, con el mismo desparpajo que exhibe en el campo, habló de sus preferencias: "Me gusta más el Madrid que el Barcelona", manifestó en la Cadena Cope el jugador colombiano.

Otras sorpresas a la altura de los grandes

Como James, aunque un escalón por debajo, otras sorpresas agradables son noticia tambien en el Mundial. Entre ellas, dos: los centrocampistas de Francia y de Suiza, respectivamente, Mathieu Valbuena (29 años) y Xherdan Shaqiri (21).

Me gusta más el Madrid que el Barcelona

El francés es el eje de una selección que luce en su faceta ofensiva, siendo una de las más goleadoras en la fase de grupos. El diminuto mediapunta —mide 1,65 y le apodan 'Le Petit Velo' (La pequeña bicicleta)— ha sabido esperar su oportunidad y ahora es una de las referencias del equipo de Deschamps, que le prefirió por delante de Nasri. Mueve a su antojo a la selección bleu y tiene una gran capacidad de repliegue. Y tiene sangre española ya que su padre es vallisoletano.

En cuanto al suizo, tras disputar tan solo 12 minutos en el pasado Mundial debido a su juventud, y ser un secundario de lujo esta campaña en el Bayern de Guardiola, debería explotar en Brasil... y así lo ha hecho.

Zurdo, pero con una gran calidad en ambas piernas, Shaqiri es un extremo con mucho desborde y velocidad, y ha sido capaz de transformar a su selección en un equipo complicado y muy peligroso.