La posibilidad de presentarse en Estados Unidos y de estar en una cartelera importante ilusiona al boxeador Eduardo “Rocky” Hernández, quien espera en 2019 la oportunidad de disputar un título mundial.

El sábado anterior logró la quinta defensa del título juvenil superpluma del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) tras noquear en dos rounds al colombiano Luis Díaz, y se encuentra listo ya para entrenar y volver a la actividad en diciembre.

“Podrían venir mejores peleas en Estados Unidos, me siento motivado y contento de la oportunidad que se puede dar, estoy contento por la oportunidad”, dijo el “Rocky”, quien ha despertado el interés de promotoras extranjeras.

De concretarse su primera pelea en territorio estadunidense, existe la posibilidad de programarlo en la función que estelarizará Saúl “Canelo” Álvarez y el británico Rocky Fielding.

“Me siento ansioso y motivado, sería en gran cartelera, espero que se dé (una pelea en esa función) para estar más felices; si se da, me voy a preparar al 100 por ciento”, comentó.

Eduardo, quien recibió este martes el premio a “Boxeador del año” del Comité Juvenil, el cual se otorgó en la 56 Convención Anual del CMB en Kiev, Ucrania, dijo que hablará en estos días con su mánager, Isaac Bustos, y el promotor Oswaldo Küchle, para ver qué sigue en su carrera.

Del interés de las promotoras que encabezan Óscar de la Hoya y Eddie Hearn para impulsar su carrera, expuso que es una gran responsabilidad, pues el compromiso sería cada vez mayor.

“No es nada fácil lo que podría venir, pero esperemos que se dé, si se da con alguna promotora y que lleven mi carrera con mi promotora (Promociones del Pueblo) y Oswaldo, qué mejor”, añadió.

Finalmente, indicó que descansará un par de días antes de volver a los entrenamientos, en espera de su pelea de diciembre o de la eliminatoria con Francisco “Bandido” Vargas.