El Comité Olímpico Internacional (COI) despojó a tres halteristas kazajas de su medalla de oro obtenida en los juegos olímpicos de Londres 2012 por dar positivo en pruebas antidopaje.

A través de un comunicado en el sitio oficial, el COI anunció que “el Comité Olímpico Internacional anuncia la descalificación de ocho atletas que dieron positivo en sus respectivas pruebas antidopaje con lo que tendrán que devolver sus medallas obtenidas”.

Las halteristas en cuestión fueron: Zulfiya Chinshanlo (53 Kg), Maiya Maneza (63 Kg) y Svetlana Podobedova, las cuales resultaron positivo por turinabol, esteroides que aceleran la recuperación del atleta después de un intenso desgaste físico.

Los demás atletas que fueron sancionados por la dependencia olímpica fueron: las bielorrusas Marina Shkermankova, Dzina Sazanavets, el bielorruso Yauheni Zharnasek; el saltador de pértiga ruso Dmitry Starodubtsev y Kirill Ikonnikov.

El COI después de la justa olímpica en Río de Janeiro comenzó a emitir los resultados de las pruebas antidopaje que son posibles, gracias a que se albergan muestras de tiempo antes para volver analizarlas y encontrar sustancias que antes no fueron ubicadas.