El técnico de Esmeraldas de León, Gustavo Díaz, admitió que el empate sin goles obtenido esta noche en su visita a Cruz Azul le deja un sabor amargo, ya que tuvieron control casi total del partido como para llevarse un mejor resultado, pero no supieron concretar.

"Enfrentar a un rival como Cruz Azul en su casa es bueno, se hizo un buen trabajo, generamos opciones de gol. Creo que en el primer tiempo nos quedamos cortos y pudimos haber sacado un buen resultado, el segundo tiempo fue más parejo", dijo al término del encuentro por la fecha dos del Torneo Clausura 2018 de la Liga MX de futbol.

En rueda de medios antes de abandonar el estadio Azul, apuntó que el primer tiempo fue de su escuadra, que generó mucha llegada ante el marco de Jesús Corona, pero les faltó terminar en gol, de ahí que se vayan con mal sabor de boca de la igualada.

"En ese primer lapso tuvimos que irnos arriba en el marcador y no pudimos hacerlo, nos queda ese sabor amargo de que pudimos llevarnos los tres puntos de una plaza muy difícil, pues fue claro el dominio que tuvo el equipo, pero no la metimos".

Sin embargo, calificó de positivo el haber sacado el empate, al señalar que el torneo recién comienza; pero, sobre todo, el haber venido a una cancha tan complicada como la del conjunto celeste, le da un valor al punto conseguido, pues de igual forma se suma.

"Creo que el empate es positivo pues esto recién arranca, es un gran rival, se reforzó muy bien y cuenta con un excelente entrenador y si analizamos todos esos factores le damos valor a este empate, se sigue sumando y ahora nos toca hacernos fuertes en casa nuevamente", finalizó.