El finlandés Ilvo Niskanen tuvo que emplearse a fondo para ganar la medalla de oro de la prueba de los 50 kilómetros del cross masivo clásico de los Juegos Olímpicos de Invierno de  PyeongChang 2018.

Niskanen, quien detuvo el reloj en 2:08.22 horas para ceñirse la corona, estuvo en constante pelea con el tiempo y desde luego con sus rivales, como el ruso Andrey Larkov (OAR), y el canadiense Alex Harvey, así como el noruego Martin Johnsrud Sundby.

Su embargo, en la recta final de la contienda, sólo Larkov permaneció en punta de carrera, porque los demás se rezagaron para dar paso al otro ruso Alexander Bolshunov (OAR), quien se quedó con la plata con un tiempo de 2:08.40, en tanto que el bronce fue para su compatriota Larkov con 2:10.59 y con ello cerrar la actuación rusa.

Niskanen, quien fue arduo colaborar para el oro en la carrera por equipos, tuvo mejor suerte en la prueba individual, luego que hace cuatro años en Sochi 2014 se había quedado en el décimo sitio, y en la justa coreana pudo mejorar ese resultado con maestría.

Loa cambios de esquís resultó una táctica inspirada para llegar de primero a una buna velocidad que enloqueció a los espectadores, toda vez que el joven de 26 años de edad realizó una carrera inteligente para ganar su oro.

"Para mí siempre fue difícil ahorrar energía hasta el final, pero hoy logré llegar primero. Pude manejar la presión, todo salió perfecto y ese es el resultado", señaló el finlandés.