Marco Polo del Nero, presidente de la Confederación Brasileña de Futbol (CBF), fue suspendido 90 días por el Comité de Ética de la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA).

El dirigente es acusado de violar reglas del órgano rector del futbol mundial, la cual podría ampliarse por 45 días si así lo considera conveniente.

Polo del Nero, quien habría recibido comisiones por más de seis millones de euros, está impedido de ejercer sus funciones en el ámbito nacional, así como en el internacional.

Antonio Carlos Nunes, vicepresidente de la CBF, deberá ser el que ocupe el sitio que deja por el momento Polo del Nero, de acuerdo a los estatutos de este organismo.