El cuadro del Feirense, donde se desempeña el defensa mexicano Antonio Briseño quien no juega desde hace más de un mes, está obligado a ganar este sábado cuando se mida al Belenenses para tomar oxígeno en la Liga de Portugal, al situarse en zona de descenso.

Feirense deberá ganar o ganar para no complicar su situación en la clasificación, pues por ahora descendería y regresaría a la Liga de Honra ya que se ubica en el lugar 17, penúltimo, con 20 unidades, sólo por arriba del sotanero Moreirense (19).

El cuadro dirigido por Nuno Manta llegará al partido sabatino con cuatro derrotas a cuestas y aunque su situación es preocupante, la buena noticia es que hay otros clubes cerca en la tabla para salir del descenso en un santiamén.

El propio Belenenses está al alcance ya que tiene 24 unidades en la tabla y entre ambos equipos están otros conjuntos como Desportivo Aves (21), Vitoria Setúbal (21), Paços de Ferreira (21) y Estoril (21).

Los Fogaceiros tuvieron un inicio de temporada prometedor, sin embargo conforme pasaron las jornadas su nivel ha ido a menos para estar en zona de riesgo.

El timonel del Feirense tendrá a disposición a todo su plantel para afrontar el duelo ante Belenenses de esta jornada 24 en la Primeira Liga, a celebrarse en la cancha del Estadio do Restelo.

Así que el defensor jalisciense Antonio Briseño tendrá oportunidad de tener actividad siempre y cuando así lo decida el estratega, quien apenas ha utilizado al “Pollo” en siete cotejos ligueros.

Desde el pasado 21 de enero cuando ingresó de cambio en el tiempo agregado para nada más tocar la cancha unos segundos frente al Moreirense, Briseño no juega, por lo que ya tiene más de un mes sin actividad.