Ex atleta Saúl Mendoza dice que discapacidad es para superar adversidades

El multimedallista paralímpico de atletismo sobre silla de ruedas, Saúl Mendoza, descartó que la discapacidad sea impedimento para hacer las cosas y dijo que, por el contrario, es una motivación para...

El multimedallista paralímpico de atletismo sobre silla de ruedas, Saúl Mendoza, descartó que la discapacidad sea impedimento para hacer las cosas y dijo que, por el contrario, es una motivación para demostrar hasta dónde se puede llegar en la vida o en el deporte.

Sostuvo que las barreras presentadas en su camino deportivo fueron sorteadas con inteligencia, para llegar a conseguir los objetivos y pasar a la historia de su deporte en México.

“Al final del día todos tenemos barreras que superar, al final del día todos tenemos una discapacidad que dejar como parte del pasado, lo más importante es saber que podemos romper todas estas barreras e ir más allá de nuestros propios límites”, destacó.

Mendoza, quien radica en Estados Unidos, en donde apoya a jóvenes que regresan de la guerra con problemas físicos y con amputaciones, consideró que cuando se tiene en claro a dónde se quiere llegar, la discapacidad queda en segundo plano.

Explicó que las personas no deben enfocarse en las discapacidades, sino destacar las capacidades, talentos y habilidades con las que cuenta cada atleta paralímpico.

“Tener fe es creer que el camino que se está tomando es el correcto, siempre con la convicción que se alcanzará lo más alto”, abundó.

De igual manera, puntualizó que el trabajo de los entrenadores es fundamental en el desempeño de cualquier atleta y cada uno de ellos debe confiar en ellos.

El ex atleta ahora se dedica a brindar conferencias, en las que da a conocer la manera en que logró romper esquemas y alcanzó el éxito en el deporte paralímpico, luego que consiguió preseas de plata y bronce en los Juegos Paralímpicos Seúl 1988.

Además, fue considerado uno de los mejores atletas del mundo, ya que obtuvo oro en los Juegos Olímpicos (convencionales) de Sydney 2000 en donde impuso récord como prueba de exhibición, así como un segundo lugar en Atenas 2004.