A sus 40 años, la estrella francesa Ophélie David tratará de cerrar una brillante trayectoria con una medalla en los Juegos Olímpicos de Invierno PyeongChang y vivir la gran emoción que le falta desde su debut en Lillehammer 1994.

Descrita por la Federación Internacional de Esquí como "la mejor corredora de esquí de damas de todos los tiempos", David hizo su presentación olímpica en esquí alpino y cerrará el libro de su vida competitiva en la modalidad de cross.

Sus 64 podios, siendo 26 por victoria, en Copa del Mundo, los cuatro títulos consecutivos en los X Games, entre 2007 y 2010, y cinco medallas de campeonatos mundiales, una de ellas en 2017 a los 40 años de edad, cimentan lo dicho por el organismo internacional.

A los 17 años hizo su debut olímpico con la bandera de Hungría, por su padre el exbasquetbolista Janos Racz, integrante del equipo húngaro. "Fui a Lillehammer sin expectativas. La experiencia me sorprendió e intimidó. Corrí en el combinado, donde esquié en el slalom", compartió.

Para los Juegos Olímpicos de Invierno de Vancouver 2010 calificó para competir en la carrera inaugural del esquí cross, donde ella era favorita, pero rodó al intentar evitar a su compañero de equipo Marion Josserand y finalizó con un decepcionante noveno lugar, y en Sochi 2014 entró a la final, donde perdió el control en una esquina, cayó y quedó cuarto lugar.

"Los Juegos están llenos de emociones y han sido difíciles para mí, pero lo amo", expresó quien se alista para el adiós y naturalmente lo desea en el podio de PyeongChang 2018.

Expresó que "me encanta lo que hago, me da mucho placer y me mantiene en pie, pero también sé que es la etapa final y terminaré en marzo de 2018. Son los Juegos los que me dan vida".

Luego, concluyó: "Terminar en el podio sería un final increíble, un sueño hecho realidad. Quiero terminar con una medalla olímpica alrededor de mi cuello".