España y Portugal sin defraudar, cumplieron en Grupo B de Rusia 2018

Previo al inicio de la Copa Mundial de Rusia 2018, los favoritos del Grupo B eran los dos más recientes campeones de Europa, España y Portugal, y a pesar de algunas sorpresas en el transcurso de sus...

Previo al inicio de la Copa Mundial de Rusia 2018, los favoritos del Grupo B eran los dos más recientes campeones de Europa, España y Portugal, y a pesar de algunas sorpresas en el transcurso de sus partidos.

Ambas potencias lograron su cometido y avanzaron a la siguiente fase, aunque no mostraron la superioridad esperada ante rivales que no suponían un gran obstáculo y al final sí lo fueron.

Marruecos fue la triste historia del sector y del Mundial, al cosechar solo un punto, pero que en el desarrollo de los enfrentamientos mereció más, hasta alguna victoria que no se pudo consumar; aunque fue perjudicado por un autogol y por decisiones arbitrarias, en los minutos finales de cada uno de sus cotejos.

En la jornada de apertura de este conjunto se vivieron dos encuentros llenos de emociones; por parte de la selección africana vio su buen desempeño irse a la basura con un gol en propia puerta en los instantes finales en su debut ante Irán.

El mejor duelo, del sector y de la fase de grupos del torneo, se dio entre las naciones de la península ibérica, en el que España dio su mejor actuación y fue leal a su estilo de toque, pero que enfrente tuvo a Cristiano Ronaldo, quien adelantó con un penal tempranero y firmó un triplete y cerrar un empate a tres.

La segunda jornada brilló por lo parejo de los encuentros en los que predominó el estilo de las víctimas, con un Irán que a pesar del dominio español, consiguió preocupar y hasta emparejar, temporalmente, el marcador.

Con un gol que sería el primero en ser cancelado por el Arbitro Video Asistente (VAR, por sus siglas en inglés) para finiquitar con un 1-0.

Del otro lado se dio la misma tónica, Marruecos fue más que Portugal, que tuvo a su favor un gol tempranero, obra de Cristiano Ronaldo, y su arquero Rui Patricio que ahogó los gritos de gol marroquí en más de una ocasión para mantener la mínima ventaja hasta el pitazo final.

En la última jornada se vivió muy parecido a la segunda, con actuaciones sobresalientes de los equipos ya eliminados y con polémicas que favorecieron a los fuertes del sector.

Portugal inició con un gol magistral, obra de Ricardo Quaresma, para luego ser beneficiado por un penal ficticio que al final fallaría “CR7”.

Para la segunda mitad Irán sería recompensado con una pena máxima que pondría los cartones parejos y vio de cerca la clasificación tras un disparó de Mehdi Taremi, que paso cerca y no pudo romper el 1-1.

Marruecos se despidió de forma digna del campeonato y fue fiel a su estilo de tratar bien a la pelota, poniendo contra las cuerdas a la selección de España, que al final logró la clasificación y el liderato gracias al empate 2-2 marcado por Iago Aspas, en una jugada que el VAR justificó, pero que generó dudas.