Mal en ataque, perdiendo la batalla del rebote, desacertada en los tiros libres y los triples y con poca intensidad en muchas fases del partido. Con todo eso, España superó a Senegal con comodidad (89-56), acabó ganando de paliza y se metió en cuartos de final del Mundial, donde se enfrentará a Francia. Los africanos no fueron rival, pero el choque deja muchas cosas a mejorar para futuros enfrentamientos, cuando tantos errores serán penalizados con dureza.

Todo el juego de España gira ya en torno a Ricky cuando está en pista. Su confianza va en aumento y es el que dirige y manda, y de ello se aprovecha especialmente Pau Gasol. Los senegaleses no pudieron parar la furia anotadora del jugador de los Bulls, que en el primer cuarto se fue hasta los 13 puntos, la mayoría de las canastas tras pase del base.

La tremenda calidad de España hace que gane de paliza pese a no mostrar su mejor juego

Con Dieng, la estrella de los africanos, absolutamente anulado, y un arranque como el que tiene acostumbrado el equipo anfitrión en el torneo, parecía que el partido iba a ser un plácido paseo. Sin duda, en la mente de todos estaba el amistoso preparatorio en el que la diferencia entre ambos equipos fue demoledora.

Pero Senegal se negó a tomar ese papel. A falta de recursos técnicos y sin tiro exterior, se dedicó a bregar bajo aros, pelear cada balón suelto, volcarse en el rebote para seguir con vida en el encuentro. Se llevó un buen número de tapones, sí, pero luchaban el rechace hasta acabar con el balón en el aro.

Ante la sorpresa de todos, los africanos se pusieron  a solo seis puntos (30-24) mediado el segundo cuarto ante el desconcierto del equipo español. Fue tal la desconcentración que llegaron a fallar cinco tiros libres consecutivosde tiradores tan fiables como Llull, Navarro y Pau. Para colmo, el tiro exterior fue el peor de todo el torneo: 1 de 11 en los primeros 20 minutos.

Tocó ponerse el mono de trabajo y mentalizarse de que iba a ser un duelo más complicado de lo esperado. Primero el acierto de Ibaka, que además colocó varios ‘gorros’ impresionantes, y después el regreso de Ricky pusieron a España con una ventaja más cómoda, pero al descanso el choque no estaba ni mucho menos resuelto: 41-28.

Ante el desacierto en ataque, España decidió defender con intensidad. Apenas concedió tres puntos en los primeros cinco minutos de tercer cuarto y las diferencias fueron a más poco a poco. La intensidad de Llull, consolidado como primera opción desde el banquillo, y el acierto de Calderón llevaron las diferencias a los 22 puntos pese a que los de Orenga seguían jugando al tran-tran, siempre incómodos. Dieng empezó a anotar por fin, pero ya demasiado tarde, el partido estaba prácticamente decidido y solo un par de intencionadas dieron algo de salsa al partido.

El cuarto final, ya con más tranquilidad, sirvió para que los anfitriones aumentaran aún más las diferencias y para que Felipe Reyes, que hizo 7 puntos, reivindicara una mayor presencia en este equipo, demostrando estar cada vez ya cerca de su mejor nivel. El miércoles espera Francia, que promete plantar más batalla en el partido de la primera fase. A partir de ahora no se puede cometer tanto error.

Ficha técnica

89 - España (23+18+21+27): Pau Gasol (17), Rudy (5), Navarro (4), Rubio (7) y Marc Gasol (9) -equipo inicial-, Rodríguez (5), Calderón (11), Reyes (11), Claver, Llull (7), Ibaka (11) y Abrines (2).

56 - Senegal (17+11+15+13): Dalmeida (5), Maleye N'Doye (2), Faye (12), N'Diaye (6) y Dieng (6) -quinteto inicial-, Niang (4), Badji (12), Thomas (2), Diop (2), N'Dour (4) y Mamadou N'Doye (1).

Árbitros: Sreten Radovic (CRO), Mate Boltauzer (SLO) y Robert Lottermoser (ALE). Sin eliminados.

Incidencias: Partido correspondiente a los octavos de final de la Copa del Mundo, disputado en el Palacio Municipal de Deportes de Granada, ante 13.400 espectadores. Lleno. El rey Felipe VI presenció el partido.

Francia se pone seria

La seriedad de la selección francesa pudo (69-64) con la irregularidad de la croata en la que 27 puntos de Bogdanovic, 14 de ellos en el último cuarto, no fueron suficientes para entrar en los cuartos de final.

Los galos se presentaron en el Palacio de los Deportes como un conjunto más que como una suma de individualidades, que fue la sensación que dio el combinado balcánico.

Fournier, Batum y Heurtel destacaron en los franceses con 13, 14 y 10 puntos, respectivamente, mientras que entre los croatas, aparte de su máximo anotador, fue un irregular Tomic el mejor con 17 y 6 rebotes.

Ficha técnica

69. Francia (7+16+23+23): Heurtel (10), Batum (14), Gelabale (11), Diaw (3) y Lauvergne (8) -quinteto inicial- Gobert (2), Edwin Jackson (0), Pietrus (6), Fournier (13) y Diot (2),

64. Croacia (15+8+12+30): Lafayette (2), Bogdanovic (27), Simon (6), Saric (4) y Tomic (17) -quinteto inicial-  Ukic (0), Zoric (2), Markota (3.) y Rudez (3).

Árbitros: Jordan (USA), Reyes (MEX) y Ryzhyk (UKR).

Incidencias: Partido correspondiente a los octavos de final de la Copa del Mundo 2014, disputado en el Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid. Cerca del lleno. El comienzo de la segunda mitad se retrasó unos minutos debido a que el cronometrados de una de las canastas no funcionaba.