El mediocampista Sergio Busquets, seleccionado de España, afirmó que ganar un partido en una Copa del Mundo siempre es complicado y eso lo sabe Marruecos, que a pesar de mostrar un nivel alto, se ha quedado sin unidades.

"El nivel que han demostrado es más alto y sólo tener cero puntos. Eso habla de lo difícil que es ganar en un Mundial, han tenido mala suerte en el primer partido, y han encajado a balón parado”, detalló.

Señaló que el cuadro marroquí ha tenido un juego definido en los dos cotejos, pero el nivel de los rivales en este certamen mundial ha impedido que logre buenos resultados.

"Nos gustaría cerrar los marcadores con más goles, pero cada partido es diferente. Los equipos, cuando van perdiendo, se tiran hacia adelante”, expresó.

Añadió que por ejemplo contra Portugal se definió en una jugada a balón parado y ante Irán todas las jugadas fueron por arriba, “un equipo que quiere ser campeón tendrá momentos de sufrimiento, pero lo importante es el partido de mañana y no mirar más allá".

Sobre los posibles rivales en la fase de octavos de final, Busquets afirmó que lo primordial es terminar en el sitio de honor en el Grupo B para tener mejor oportunidad.

“Sabemos lo que todo el mundo, cómo van los grupos. Pero solo pensamos en ser primeros de grupo y ganar ante Marruecos”, acotó.