En un escenario tan mediático y solemne como el estadio de Maracaná, la selección española derrotó a Tahití por 10-0, concretando la tercera mayor goleada de su trayectoria tras el 13-0 sobre Bulgaria de 1933 y el 12-1 sobre Malta en 1983

En el ranking español siguen por delante el 13-0 sobre Bulgaria (1933) y el 12-1 sobre Malta (1983)

El rotundo triunfo de España, además, plantea un nuevo récord en la historia de los torneos FIFA, donde nunca antes una selección absoluta había ganado un encuentro por diez goles de margen.

El 10-0 de España sobre Tahití mejoró el 10-1 con el que Hungría derrotó a El Salvador en la fase de grupos del Mundial de España 1982, el 9-0 de los húngaros sobre Corea del Sur en el Mundial de Suiza de 1954 o el 9-0 de Yugoslavia sobre Zaire en el Mundial de Alemania de 1974.

El récord de goles en un partido internacional oficial sigue en poder de Australia, que en abril de 2001 goleó a Samoa Americana por un rotundo 31-0 durante un encuentro de la fase de clasificación para el Mundial de Japón y Corea de 2002