Sobresaliente es la nota de España en su primer partido ‘serio’ en el Mundial de basquetbol de España 2014, en el que arrolló a una de las favoritas a las medallas, Brasil (63-82), con una actuación estelar de Pau Gasol y un extraordinario nivel de todo el equipo.

La primera plaza del grupo está ya muy cerca y las sensaciones no pueden ser mejores en el combinado de Orenga.

España confirma que es la gran alternativa a EU en la lucha por el oro Tanto se había hablado de que el juego interior brasileño podía hacer frente al español que parece que los pívots sudamericanos se lo creyeron. Demasiado. Balones continuos en el inicio de partido a Splitter –sobre todo– y Nené para hacer daño a los hermanos Gasol. Infructuoso.

Los  hermanísimos frenaron cada ataque de los sudamericanos en el inicio de partido, y se mostraron superiores en ambas canastas. Además, la deseada aparición del acierto en el juego exterior por fin llegó. Navarro y Rudy estuvieron acertados desde fuera y ambos se combinaron para anotar 13 puntos en un cuarto majestuoso de los de Orenga.

Con la amenaza de los lanzamientos desde fuera, Pau aprovechó para castigar el aro una y otra vez, anotó 12 puntos en los primeros 10 minutos y solo alguna acción aislada de Marcelinho evitó un resultado aún más escandaloso que el 14-30 con el que acabó el primer cuarto. El arranque del Mundial 'de verdad' no podía ser más esperanzador e ilusionante.

Los problemas llegaron de nuevo en el inicio del segundo cuarto, algo que empieza a ser una constante peligrosa. El ataque español se atascó y Barbosa metió en el partido a Brasil, que por fin se decidió a variar más su juego y dejar el exceso de balones interiores. Calderón tomó el relevo anotador en los anfitriones, que sin embargo se encontraron con los problemas de falta de sus hombres altos: Marc hizo la tercera e Ibaka la segunda. El partido se fue al descanso contralado por España, sí, pero no sentenciado (32-45).

Pau Gasol, demoledor

Es difícil explicar lo que hizo Pau Gasol en el tercer cuarto. Simplemente, no hay manera en el basket FIBA de pararle. 11 puntos consecutivos del nuevo jugador de los Bulls rompió el partido en unos minutos de inspiración en las que la clavó de todas las maneras posibles, incluido desde la línea de tres puntos (3 de 3). La diferencia se fue más allá de los 20 puntos ante una Brasil desbordada.

Con el 47-66 con el que se inició el último cuarto, ya totalmente intrascendente. El 'Chacho', Llull e Ibaka se sumaron a la fiesta española, mientras que los brasileños lograron que la ventaja no aumentara en exceso. Serio aviso de España de cara al campeonato ante un rival de enorme entidad.