La esgrimista nuevoleonesa Vanessa Infante consideró que en el segundo trimestre del año tendrá una serie de eventos de relevancia, entre los cuales el primordial es el Campeonato Continental de la especialidad que se realizará en Cuba, porque otorgará pasaportes a los Panamericanos de Lima 2019.

La competidora, que integra el equipo a los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla 2018 en la modalidad de sable, al lado de la olímpica de Río 2016 Julieta Toledo (individual y equipos) y Alekxandra Echeverría (equipos), sostuvo que ha trabajado para ganarse su sitio en la Selección nacional.

Infante Galván comentó que para la obtención de los resultados ha aplicado, junto con su entrenador William Marsuela, un programa intenso de entrenamiento de seis horas a la semana, en donde trabaja los aspectos tácticos y mejoramiento de técnica.

Afirmó que previo a la cita centro-caribeña colombiana tomará parte en el Campeonato Nacional previsto del 27 de abril al 5 de mayo en Baja California, así como en la Universiada Nacional en el Estado de México, con la representación de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

De la misma manera, analizará su asistencia al Campeonato Continental en Cuba en mayo, ya que es una competición en donde se repartirán las primeras plazas a los Juegos Panamericanos Lima 2019.

Mencionó que iniciar el ciclo olímpico con los Centroamericanos es gracias al desempeño y desde luego al desarrollo individual para seguir con las etapas hasta llegar a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Entre los logros de la competidora está el bronce obtenido en 2013 en el Mundial Juvenil realizado en Croacia, con el que se terminó con los 45 años en que una esgrimista nacional no accedía al podio mundial.