El escolta de los Bulls de Chicago, Dwyane Wade, ofreció una disculpa por el gesto de “degollar” cuando encestó la última canasta en el juego de la víspera ante los Celtics de Boston.

Wade, quien regresó a su ciudad natal para ayudar a los Bulls a la postemporada, se dejó llevar por las emociones y en la recta final del encuentro hizo un gesto agresivo que generó una serie de diferencias entre los aficionados.

“Quiero pedir disculpas a mis fans por mi gesto al final del partido de anoche. Estaba entre las emociones de ganar mi primer juego en casa”, afirmó.

Wade ha manifestado que su única misión en el equipo es aportar su granito de arena para llevar a los Toros a tener una buena postemporada, pero además poder ayudar a las zonas marginadas para evitar el vandalismo en la ciudad.

Por tal motivo, tiene el objetivo de llevar una imagen de la mejor manera, pero debido a la intensidad del juego se llega a caer en algunos momentos como el hecho la noche de este jueves.

El jugador ofreció las disculpas, pero en especialmente a los jóvenes porque no quiere ser mal ejemplo.