La mexicana Erika Morales cumplió con los pronósticos para llevarse la medalla de oro y de paso imponer record nacional, así como asegurar su cupo a la Copa Mundial de Marcha de Taicang, China.

Morales se apoderó del metal de primer sitio al detener el crono en 4 horas 32 minutos y 53 segundos, con estuvo abajo del tiempo requerido para calificar al certamen en China previsto el 5 y 6 de mayo, y que era de 4:52 en la distancia de los 50 kilómetros del Memorial Jerzy Hausleber 2018, segunda etapa del Challenge de Marcha de la IAAF.

Mientras que el segundo puesto quedó en poder de la estadounidense Erin Taylor con 4:54.39 horas y el bronce fue para la también mexicana, Lizbeth Silva, con 4:58.41.

La mexiquense destacó la labor realizada en el recorrido para ganar esta presea, pero sobre todo, superar las expectativas que se tenúa para obtener su boleto a la Copa del Mundo de la especialidad en Asia.

“Estamos contentas por el resultado, fue una prueba muy dura porque además se sintió mucha humedad y eso pude ser factor para no tener un buen resultado, pero en mi caso no fue así y me siento feliz por haber ganado”, expuso Erika.