Si bien entiende la importancia de comenzar siempre con victoria en una Copa del Mundo, el estratega de la selección de Uruguay, Óscar Washington Tabárez, subrayó que no le obsesiona vencer a Egipto este viernes.

La tarea será pelear por lograr el triunfo, más allá de que los partidos inaugurales en los Mundiales suelen ser un dolor de cabeza para los charrúas.

“Es una estadística, no una maldición. Tampoco nos obsesiona ganarle a Egipto por ser el primer partido, sino por la importancia que tiene. Si ganamos luego de 48 años tampoco vamos a festejar especialmente por eso”, sostuvo el veterano entrenador.

Subrayó que su plantel se encuentra en perfecto estado para el inicio mundialista, y aclaró que su sistema táctico o estilo de juego para nada dependerá de si juega o no Mohamed Salah, estrella de la escuadra africana que se recuperó de una lesión en el hombro.

“Los 23 jugadores están en perfectas condiciones físicas. Si juega Salah me alegraría por él, porque lo que le pasó genera solidaridad. No es que vamos a hacer un equipo si juega Salah u otro si no lo hace, pero con un jugador como él hay que tomar precauciones”, señaló.

Tabárez Silva también tuvo palabras para su pupilo, el delantero Luis Suárez, quien milita en el FC Barcelona, al que consideró importante en su esquema y con mayor madurez para afrontar esta Copa Mundial Rusia 2018.

“Lo conozco hace muchísimo tiempo a Luis, desde la Sub 20 de 2007, y ha madurado mucho. Lo que ocurrió en Brasil es una realidad que le ayudó a conseguir la madurez. Él se ha mentalizado y preparado mucho para este Mundial, que lo encuentra en plena madurez”.