Sin sorpresas, el potencial de los corredores africanos se hizo presente en el Medio Maratón Internacional de Guadalajara 2018 para acaparar el podio en un cierre con emoción.

En su edición XXXII de este evento tapatío, que busca el certificado oro de la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF, por sus siglas en inglés), contó con atletas elite y así quedó plasmado por las calles y avenidas de la capital de Jalisco.

Tal y como ocurrió el año pasado que el ganador fue un keniano, hoy cruzó la meta en la glorieta de La Minerva el también keniata John Nzau, quien registró un tiempo de 1:03:49 horas para ganar la presea dorada.

Nzau manejó de buena forma la competición, si bien por momentos dio muestras de cansancio al alternar la punta, en el cierre rebasó a su compatriota Rhonzas Lokitam, que se quedó a un segundo de la victoria.

El podio lo completó el etíope Dawit Fikadu (1:03:53), que de igual manera en momentos de la competición llegó a estar en la punta del trayecto. La tercia de punteros tuvo un ritmo promedio de un kilómetro cada tres minutos y dos segundos.

Cabe subrayar que el alto ritmo de la carrera fue marcado en los primeros kilómetros por el mexicano Juan Carlos Romero, olímpico en Beijing 2008.

Sin que el medio maratón sea su especialidad pero sí parte de su trayectoria, “El Garras” tomó parte de este 21K Electrolit GDL 2018 con el afán de provocar un paso más veloz por parte de los competidores y así fue cabeza del pelotón por cerca de 10 kilómetros sin concluir la carrera.

El mexicano mejor colocado de este medio maratón fue Jesús Armando Torres, que cronometró 1:05:16 horas para llegar en el quinto puesto, por detrás del también keniata Robert Gaitho.

Este cierre de alarido de competición y el hecho de reducir los tiempos son un ingrediente notable para que este 21K aspire sin inconvenientes al certificado oro y ser así el segundo medio maratón de Latinoamérica en tener este reconocimiento, tras Bogotá.