Pese a quedar fuera de la posibilidad de disputar la final del Mundial de Clubes Emiratos Árabes Unidos 2017, el técnico del equipo mexicano Pachuca, el uruguayo Diego Alonso, felicitó a sus jugadores por hacer un juego casi perfecto.

“Hemos competido con muy pocos errores, defendimos bien. No permitimos al equipo rival sacar ventaja. Hicimos el partido casi perfecto”, dijo.

Consideró que la derrota sufrida ante el Gremio de Porto Alegre de Brasil se dio por una acción individual que se encargó de inclinar la balanza a favor de su rival.

“Una situación, un error, una jugada individual y no colectiva, marcó la diferencia, pero mis jugadores han estado enormes y estoy muy orgulloso de ellos. Son animales de competición y estoy feliz de dirigirlos”, apuntó.

Aceptó que para ellos “fue una gran oportunidad de poder hacer historia. Estuvimos muy cerca, por lo bien que hemos competido. No pudimos alcanzar nuestro sueño, que era llegar a la final y ganarla”.

“El partido fue muy disputado. Lo hicimos muy bien en la primera parte y en los primeros minutos del segundo tiempo, pero habíamos jugado 120 minutos en cuartos de final contra el Wydad. Después de dar la ventaja nos costó anotar y más después de quedar con diez”, sentenció.

Pachuca buscará, el sábado en Abu Dabi, el tercer sitio de la justa mundialista con el perdedor de la otra semifinal, que disputarán el español Real Madrid y el local Al Jazira.