Después de 16 participaciones en Juegos Olímpicos, el remo mexicano suspira por subir al podio, por obtener una ansiada medalla y escribir el nombre de esta disciplina con letras de oro en el deporte mundial.

Desde la Olimpiada de Melbourne 1956 y hasta Río 2016, México ha participado ininterrumpidamente en la especialidad de remo sin obtener un resultado sobresaliente, de destacar a nivel mundial y lejos de las preseas, la meta y anhelo de todo competidor.

Pese a que el remo es de las pocas disciplinas que no han dado medallas olímpicas a nuestro país, Arge Díez, presidenta de la Federación Mexicana de Remo (FMR), considera que esta va mejorando.

“El remo nacional actualmente va para arriba. Gracias a lo que se ha buscado hacer en años anteriores tenemos buenos resultados, con medallas en el Campeonato Mundial Sub-23 realizado en el Río Maritsa de Plovdiv, Bulgaria”, mencionó en entrevista con Notimex.

La federativa destacó la medalla de plata obtenida por Alexis López en el Campeonato Mundial Sub 23 en julio pasado y los terceros lugares de Maite Arrillaga y Fernanda Ceballos en el 12 Abierto.

Otra figura es Juan Carlos Cabrera y los jóvenes con gran futuro Juan José Flores, Diego Sánchez, Edmundo Reynoso y Angy Canúl.

“Vamos avanzando, pero falta mucho, considero que vamos bien rumbo a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, con la esperanza de clasificar a remeros mexicanos y el sueño de obtener una medalla”, enfatizó.

Entre las seleccionadas nacionales destaca Kenia Vanessa Lechuga Alanís, quien ganó por primera vez una medalla para México en un Mundial para una mujer.

En la última Olimpiada realizada en Río 2016, México tuvo dos representantes; Juan Carlos Cabrera terminó en octavo lugar y Kenia Lechuga, en la décimo segunda posición.

Para Arge Díez, su reto en el remo federado es que México gane una medalla en Tokio 2020, “por lo que se requiere buscar el apoyo para fogueo en competencias internacionales, apoyarlos al 100 por ciento y sacar más resultados positivos”.

“México no ha ganado medallas en remo en Juegos Olímpicos porque es un caminito que hay que ir poco a poco. Queríamos sacar medalla saltando competencias, tenemos que dar seguimiento a los competidores, ya ganamos en Mundial Sub 23, ahora buscaremos en Senior”, por lo que hay que seguir apoyándolos, dijo.

La historia del remo mexicano a nivel internacional inició con Jorge Roessler compitiendo en M1X en los Juegos Olímpicos de Melbourne 56, y para Roma 1960 el honor correspondió a Roberto Retolazza y Arcadio Padilla, en M2.

En Tokio 1964 participaron tres remeros mexicanos: Otto Plettner en M1X y Roberto Friedrich-Fernando Scheffler en M2X.

Para México 1968, en su condición de país sede, se tuvo la mayor participación en remo con Roberto Friedrich-Fernando Scheffler en M2-; Juan José Sainz, José Luis Álvarez, Armando Castro y Gregorio Blasco (M4+); Avelino Soberón, Jorge Castillo, Daniel Chávez y Rafael Velasco (M4+).

Así como Roberto Retolaza, Arcadio Padilla, David Trejo y Jesús Toscano (M4+); Otto Plettner y Ricardo Scheffler (M2X), y Édgar Morales, Antonio Páramo, Víctor Cervantes, Sergio Vázquez, Emilio Leal, Federico Arce, Amado Medina, Miguel Fuentes y Rodolfo Santillán (M8+).

Pese a ese numeroso contingente y al apoyo de los aficionados, no se pudo subir al podio y el remo siguió sin aparecer en el medallero en justas olímpicas.

Después de esa memorable Olimpiada, se quedó la infraestructura deportiva con instalaciones de primer nivel para la práctica del remo: la pista “Virgilio Uribe” en Cuemanco, al sur de la Ciudad de México; sin embargo, no se le aprovechó al 100 por ciento.

“Siempre ha habido un problema para llegar a Cuemanco; primero no había transporte público y ahora está el Anillo Periférico, pero con intenso tráfico. Además, la gente piensa que el remo es caro, pero ahí están los botes y los remos en los hangares, se tiene que fomentar este deporte en todo el país”, destacó.

En su primer año como titular de la FMR, Diez González pretende masificar la práctica del remo en el interior de la República Mexicana, “tenemos que dar mayor apertura en el país, queremos el Campeonato Nacional en Jalisco, que se vaya turnando en diferentes partes de la nación para tener más remeros”.

Destacó que hay semilleros en Baja California, Baja California Sur, Guanajuato, Jalisco, Nuevo León, Quintana Roo, Yucatán y la Ciudad de México; “buscamos a Sinaloa y otros estados que se interesen en fomentar la práctica del remo y tener más competidores”.

La entrevistada hizo énfasis en que “se requiere masificar el remo, que lo practiquen más personas porque es un deporte familiar. Estamos apoyando el remo adaptado, ya tenemos Para-Rowing. Se puede remar en pistas artificiales, como la de Cuemanco; en lagos y en el mar”.

La Federación Mexicana de Remo busca descubrir más talento, fomentar esta disciplina bajo techo, “cualquier gimnasio puede tener remoergómetros, se puede practicar a cualquier hora”.

Destacó la importancia del apoyo de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte con presupuesto, “gracias a la Conade vamos a todos los eventos rumbo a los Juegos Centroamericanos del próximo año. Tenemos a 30 seleccionados para competencias internacionales, los jóvenes están contemplados para justas internacionales rumbo a Juegos Panamericanos y Olímpicos”.

Arge Díez informó que la FMR tiene a mil competidores registrados y por la afiliación se cobra 300 pesos, “es uno de los deportes más baratos en cuanto a afiliaciones y clubes. Mi reto es ir subiendo poco a poco el número de participantes”.

Su mirada se pierde al final de la pista “Virgilio Uribe”, donde nadan pelícanos por la migración anual desde Canadá, mientras sueña con la clasificación de remeros mexicanos a Tokio 2020, “buscaremos clasificar botes en las regatas del Campeonato Mundial y también en el Campeonato Continental en América y después colarnos a las finales en busca de la ansiada medalla olímpica”.

“Sería increíble que un competidor mexicano gane una medalla olímpica, tenemos a Juan Carlos Cabrera (que) en los Juegos de Río 2016 se quedó en noveno lugar, a nada de entrar a la final; también a Kenia Lechuga y a Alexis López, debemos buscar más remeros élite”.

Arge Díez expuso que se requiere de más entrenadores capacitados, agregar a los que tienen en el proyecto CIMA, que integran a Nicolás y Alina Chuprina, Roberto Servadio y José Manuel Loyola.

“Queremos con Conade a otro entrenador para tener diferentes campos de entrenamiento y capacitar a entrenadores mexicanos de calidad. Hay varios remeros exolímpicos, pero se requiere que tengan más tablas, mayor capacitación”, agregó.

La dirigente de la FMR afirmó: “somos optimistas, vamos a mejorar el nivel del remo mexicano y se demostrará en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020”.