Dragón Lee retiene titulo ligero del CMLL en cuatro cáidas

Dragón Lee sigue siendo el Campeón Mundial Ligero del CMLL, esto porqué José Luis Mendieta, en su calidad de Comisionado de Box y Lucha del Distrito Federal, consideró ilegal el triunfo de Kamaitachi...

Dragón Lee sigue siendo el Campeón Mundial Ligero del CMLL, esto porqué José Luis Mendieta, en su calidad de Comisionado de Box y Lucha del Distrito Federal, consideró ilegal el triunfo de Kamaitachi, por lo que se realizó una cuarta caída en el duelo de campeonato, el cual ganó el científico.

Dos meteóricas caídas dieron la igualada muy temprano en la Arena México, la primera en favor del nipón y en la segunda niveló la balanza el local, de ahí se enfrascaron en un demandante y agotador duelo. Kamatachi rindió a su oponente pero en el toque de espaldas Dragón Lee alcanzó a tocar las cuerdas con un pie.

Esto no fue notado por el referí dando el triunfo al asiático, sin embargo en la intervención de Mendieta, mejor conocido como Rambo por su personaje arriba del cuadrilátero determinó que el resultado era invalido por lo que ameritaba una más caída.

Así ambos tuvieron que jugarse todo en una cuarta oportunidad donde finalmente se impuso Dragón Lee con un puente olímpico, en un resultado que dejo desconcertado al japonés que se marchó enfurecido a los vestidores gritando que él era el verdadero campeón.

En la lucha estelar Super Parka, Volador Jt. y Místico humillaron en dos caídas al hilo a Negro Casas, Felino y Shocker, la última con un faul a las partes blandas de Remo Banda al 4:40, este último quien terminó pidiendo el mano a mano para solucionar de una vez sus diferencias, pero el de lagunero solo hizo oídos sordos ante tal petición.

De igual manera donde hubo chispas fue en el duelo entre último guerrero, Euforia y Niebla Rojas, quienes vencieron en tres caídas y gracias a un "pulpo guerrero" a Thunder, Cavernario y Mephisto.

El Último de su estirpe también pidió el duelo de apuesta final de la lucha con la motivación de haber ganado el duelo, pero que ahora fuera de cabellera contra máscara, sin embargo tras la humillación sufrida el australiano no quiso aventarse.