Los jugadores de Costa Rica quieren una despedida digna de la Copa Mundial Rusia 2018, con una victoria ante Suiza, cuando se encuentren el próximo miércoles en el estadio Nizhni Nóvgorod, en el cierre de actividades del Grupo E.

"Es un partido que tenemos que enfrentar con todo y sobre todo tratar de sacar el resultado, para irnos dignamente de acá con una juego ganado", declaró hoy el defensa Johnny Acosta.

Con las derrotas por 1-0 ante Serbia y 2-0 frente a Brasil, el conjunto Tico, dirigido por Óscar Ramírez, ya tiene agendado su regreso a casa, después del juego ante los suizos.

Esta vez fue diferente a la histórica participación en Brasil 2014, al llegar hasta los cuartos de final, ronda en la que cayeron 4-3 en tanda de penales, después del 0-0 ante Holanda.

"Han sido ocho años trabajando con el mismo sistema que nos ha dado muchos frutos. Nos dio lo que vivimos en Brasil y nos tiene aquí en Rusia, por eso creo que al final las cosas, por otras situaciones, no salieron aquí como quisimos", analizó su compañero Óscar Duarte.

En su análisis agregó que "aquí no aprovechamos las oportunidades claras de gol que tuvimos y en Brasil nos pasó diferente, las que tuvimos, las concretamos. Recuerdo que contra Italia solo tuvimos una de cara al marco y fue gol, y en Rusia no estuvimos claros en anotar y evidentemente el gol marca el partido".

Ambos jugadores coincidieron en que el actual entrenador Óscar Ramírez hizo una buena conducción de la selección, con un buen trabajo de cancha en los entrenamientos y partidos, aunque lamentablemente los resultados no respaldan lo elaborado.

Jugadores y cuerpo técnico del conjunto centroamericano entrenaron este domingo; para el lunes está programada sesión a puertas cerradas, y el martes por la mañana viajarán a Nizhni Nóvgorod.