La coreana Choi Min-jeong se llevó el sitio de primer lugar en el patinaje de velocidad de pista corta (mil 500 metros) en los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang 2018.

La patinadora hizo vibrar el inmueble gracias a su velocidad imprimida para demostrar su condición de favorita y de recordista mundial que tienen su poder desde la justa del orbe de Salt Lake City 2016 (2:14.354) al detener el tiempo 2:24.948 minutos.

Mientras que la plata quedó en manos de la china Li Jinyu con 2:25.703 y el bronce fue para la canadiense Kim Boutin con 2:25.834.

Choi, tricampeona en el circuito de la Copa del Mundo de esta temporada, comenzó a tomar ventaja poco a poco conforme trazó su estrategia en los últimos metros de la prueba.

"Ha sido el mayor sueño que había esperado por cuatro años. No tengo palabras para expresarlo”, destacó la competidora local.

Señaló que esto es una recompensa de la eliminación en la final de los 500 metros en donde no pudo cumplir con los objetivos “estoy orgullosa. Me siento muy cansada, pero feliz por todo esto y dar alegría a mi país.