Corea del Norte propuso al gobierno de Seúl celebrar el 15 de enero conversaciones de trabajo sobre la visita de artistas norcoreanos a Corea del Sur, mientras Pyongyang reconoció que se han logrado avances para incluir a sus atletas en los Juegos Olímpico de Invierno.

El representante del Comité Olímpico Internacional (COI) de Corea del Norte señaló este sábado que aún hay trabajo por hacer para la participación del país en los Juegos Olímpicos de Invierno del próximo mes en Corea del Sur.

"Hubo cosas que fueron bien y otras no fueron bien", afirmó Chang Ung luego de sus conversaciones con el presidente del COI, Thomas Bach, y otros funcionarios en Suiza sobre el plan del Norte para participar en la justa olímpica.

Chang también señaló que "es probable que el COI considere la propuesta de Corea del Sur de formar un equipo conjunto de hockey sobre hielo femenino y el tamaño de la delegación de Corea del Norte que se enviará a Pyeongchang será decidido por su comité olímpico nacional.

El único miembro norcoreano del COI se reunió con periodistas en el aeropuerto internacional de Beijing antes de regresar a Pyongyang después de visitar Lausana, donde tiene su sede el COI.

El COI tiene previsto convocar a una reunión cuatripartita el 20 de enero en la ciudad suiza, en la que participará una delegación del Comité Organizador Pyeongchang 2018 y funcionarios de alto rango de las dos Coreas, para decidir sobre la participación de los atletas norcoreanos, dado que todos los plazos para el registro ya han pasado.

Antes de la reunión, Corea del Sur ha propuesto conversaciones de trabajo con Corea del Norte el lunes en la conocida aldea de tregua de Panmunjeom.

Corea del Norte propuso que la reunión tenga lugar el lunes en Panmungak, ubicado en la parte norcoreana de la aldea de la tregua de Panmunjom, reportó el ministerio de Unificación surcoreano.

El régimen de Pyongyang indicó que enviará a los diálogos a cuatro funcionarios de arte, incluido un director de orquesta, según dijo el ministerio en un comunicado.

Durante sus primeras conversaciones formales la semana pasada con Corea del Sur en más de dos años, Corea del Norte acordó enviar una delegación, incluidos atletas y equipos de animación a los juegos, a celebrarse del 9 al 25 de febrero.

Las conversaciones se realizaron después que que el líder norcoreano Kim Jong-un pronunció una nota sorprendentemente conciliatoria sobre las relaciones con Corea del Sur en su discurso de Año Nuevo y expresó la voluntad de Pyongyang de unirse a los Juegos Olímpicos.

El gobierno está revisando cómo transportar y acomodar a la delegación del Norte de una manera que no viole las sanciones multilaterales.

Según las sanciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, Corea del Sur no puede ofrecer dinero en efectivo directamente a Corea del Norte cuando apoye los gastos de alojamiento.

Los viajes marítimos podrían violar las sanciones unilaterales de Corea del Sur que prohíben la entrada a ese país de cualquier barco que haya navegado hacia Corea del Norte en los últimos 12 meses. Es muy probable que los norcoreanos viajen hasta el Sur por tierra.

Otro punto difícil es la inclusión en la delegación del Norte de funcionarios de alto rango incluidos en la lista negra de las sanciones del Consejo de Seguridad o en las sanciones unilaterales de Seúl.