Con récord olímpico, el canadiense Ted-Jan Bloemen se apoderó del título en la prueba de patinaje de velocidad a 10 mil metros, en una reñida pelea con el holandés Jorrit Bergsma en los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang 2018.

Bloemen se plantó en la pista con el mejor nivel para cumplir con el objetivo al detener el crono en 12:39.77 minutos en una carrera reñida, ya que los holandeses, Sven Kramer, actual campeón del mundo y monarca olímpico, Jorrit Bergsma, pusieron su empeño para ganar.

Sin embargo, el canadiense marcó su ritmo y se fue con todo ante la mirada de Bergsma, quien se tuvo que conformar con la plata con un tiempo de 12:41.98, y el bronce culminó en las manos del italiano Nicola Tumolero con 12:54.32 minutos.

Aunque Bergsma se dio tiempo de romper su propio récord olímpico de hace cuatro años en Sochi 2014, que era de 12:44.45, para establecer una cómoda ventaja con el 12:41.32 con dos series restantes, pero en el último heat, Bloemen salió como bólido y dejó el registro en 12.39.77.