Después de jugar décadas en el estadio de Montilivi, el club Girona consiguió ser el dueño del recinto por los próximos 50 años, al obtener la concesión del Ayuntamiento.

Ahora el equipo rojiblanco tiene previsto hacer una inversión de 55 millones de euros y como meta aumentar el aforo del estadio hasta algo más de los 20 mil espectadores, así como establecer las reformas necesarias, según información difundida por la página oficial del club.

"Es una oportunidad de crecimiento que nos permitirá seguir avanzando. Y con esto podremos potenciar aún más la relación entre Girona y el territorio”, declaró el presidente del Girona, Delfí Geli.

La aprobación se dio por mayoría absoluta de votos a favor de Convergència i Unió, PSC, Ciudadanos y Partido Popular y la abstención de ERC-MÉS. La CUP votó en contra.