El lanzador de los Dodgers Clayton Kershaw lanzó su primer juego sin hit este miércoles por la noche en las Grandes Ligas de Estados Unidos,  ponchando a 15 para un récord personal en la victoria del equipo angelino por 8-0 sobre los Rockies de Colorado. El jugador no pudo lograr el juego perfecto.

Kershaw permitió su único corredor en un error de lanzamiento por parte del campocorto dominicano Hanley Ramírez

La actuación estelar de Kershaw dio a los Dodgers los dos únicos juegos sin hit de las Grandes Ligas esta temporada. Josh Beckett lanzó otro el 25 de mayo en Filadelfia.

"Estoy impresionado", dijo Kershaw. "Beckett me dijo que iba a enseñarme cómo hacer eso, así que tengo que darle las gracias a Josh".

Sin juego perfecto

Animado por su esposa en las gradas, Kershaw (7-2) retiró sus primeros 18 bateadores antes de que Corey Dickerson aviara la séptima entrada con un pelotazo lento que botó ante Ramírez, cuyo lanzamiento en carrera escapó al alcance del primera base Adrián Gonzalez, registrando como error de dos bases y finiquitando cualquier posibilidad de un juego perfecto.

Beckett me dijo que iba a enseñarme cómo hacer eso, así que tengo que darle las gracias a JoshPero eso fue todo para los Rockies: fue el único embasado permitido por Kershaw, dos veces ganador del premio Cy Young de la Liga Nacional. Y el pitcher acarició la gesta de lanzar el 22do juego perfecto desde 1900.

Ramírez figuró en la alineación después de abandonar el partido del martes con un dedo magullado en su mano de lanzar, resultado de una fuerte rola por Dickerson que fue desviada al jardín central para un doble.

Con 46.069 enfervorecidos espectadores rugiendo en pie desde la grada, el abridor zurdo despachó rápido a los Rockies en la novena entrada.

Bateadores eliminados

DJ LeMahieu bateó una roleta a primera base en el primer lanzamiento del inning y Charlie Culberson golpeó un perezoso elevado al jardín derecho en el siguiente.

Dickerson entonces vio cuatro strikes seguidos y fue eliminado en swing al aire.

Tras su 107 y último lanzamiento, un sonriente Kershaw levantó sus brazos sobre su cabeza y esperó el abrazo del enorme receptor A.J. Ellis.

Momentos después, mientras esperaba ser entrevistado sobre el diamante, Kershaw fue bañado por sus compañeros con dos cubos grandes. También recibió un abrazo de su esposa.

La otra vez que los Dodgers lanzaron dos no-hitters en una temporada fue 1956, cuando el equipo todavía estaba en Brooklyn. Carl Erskine y Sal Maglie lograron la gesta.

Tras embasarse Dickerson, el novato venezolano Miguel Rojas controló una rodada de Troy Tulowitzki detrás de la tercera almohadilla y lanzó fuerte a primera, donde Adrián Gonzalez, tres veces ganador del Guante de Oro, rescató la bola de sus pies para mantener intacto el empate.

Ramírez fue reemplazado en la defensa por el novato dominicano, Carlos Triunfel, para iniciar la octava.

No hitter histórico

Kershaw estuvo de baja más de seis semanas este año debido a problemas de espalda tras vencer a Arizona en el juego inaugural jugado en Australia.

Fue el 22 no-hitter en la historia de los Dodgers y el primero en casa desde la memorable actuación del dominicano Ramón Martínez, cuando Los Angeles ganó 2-0 a los Marlins el 14 de julio de 1995.

"En cuanto a juegos individuales, esto es realmente especial. Hacerlo en casa es más impresionante aún", dijo Kershaw antes de agradecer a la multitud.

Sandy Koufax lanzó el único juego perfecto de la franquicia el 9 de septiembre de 1965, contra los Cachorros de Chicago.

Kershaw recibió una ovación en pie cuando bateó en la octava entrada, y otra minutos después de terminar la faena contra una de las mejores alineaciones del béisbol.