> El Real Madrid ganó la batalla europea: ¿En qué acertó Ancelotti y en qué falló Simeone?

El Real Madrid ganó la batalla europea: ¿En qué acertó Ancelotti y en qué falló Simeone?

  • Ancelotti dio la oportunidad a Chicharito, que acabó siendo el héroe.
  • Simeone, al que el miedo atenazó, planteó un partido muy defensivo.
  • El Madrid, semifinalista de Champions tras eliminar al Atlético.

El miércoles, el Real Madrid rompió la maldición que le perseguía esta campaña cuando se enfrentaba al Atlético. Ocho partidos —y algún que otro título menor— después, los blancos derrotaron a los colchoneros en su enfrentamiento más importante entre ambos.

En partidos como este, cada detalle, cada decisión, cada planteamiento o movimiento de fichas cuenta. Ancelotti, más en el punto de mira que nunca, y Simeone, reforzado tras sus buenos resultados de los últimos derbis, llegaban al partido bajo la sombra de la pesadilla merengue al verse incapacitado para derribar el muro rojiblanco. Y así transcurrió el partido en el Bernabéu. Sin embargo, las decisiones de los técnicos, los detalles en sus planteamientos y la actitud del equipo acabó por inclinar la balanza, esta vez sí, del lado del Madrid.

Pero, ¿en qué acertó el italiano y se equivocó el argentino? ¿Qué le faltó al Atlético? ¿Por qué ganó finalmente el Madrid?

Real Madrid - Carlo Ancelotti

- Elección de Ramos como centrocampista. Extrañó que el italiano pusiera de inicio a tres centrales en el once. Varane, Pepe y Ramos. Este último, se pegó al centro del campo, para arreglar el desaguisado del equipo por la baja de Modric. No eligió el técnico a Illarra, ni a Khedira, ni a Lucas Silva. Eligió al camero. Y la apuesta le salió bien. Ramos derrochó pundonor, oficio y valentía.

- Oportunidad a Chicharito. El mexicano pasó de defenestrado a héroe. La confianza del italiano en él dio sus frutos y Chicharito marcó el gol que le dio el pase a la semifinal al Madrid. Se lo mereció durante todo el partido.

- Valentía pese a su situación. Su propuesta desde el inicio y el carácter con el que salió su equipo fue siempre ganador. Se la jugaba, con un Bernabéu que le observaba con lupa, y, esta vez, sí se llevó el gato al agua. Dos semifinales de Champions en dos años.

Atlético - Diego Simeone

- Filosofía defensiva. Hay una máxima en el fútbol: cuando sales a empatar, acabas perdiendo. Eso le pasó en el Bernabéu al equipo rojiblanco. La pizarra del Cholo siempre suele funcionar, pero el miércoles no lo hizo. Salió con diez hombres por detrás de la medular, acosando al rival al límite pero, al contrario que en otros partidos, se olvidó de atacar. Simeone sacó un equipo cuya filosofía era la de no perder, una locura en la Champions cuando juegas fuera de casa, y lo pagó caro y de la forma más cruel: siendo eliminado a falta de tres minutos.

- Todo acaba en Oblak. El meta del Atlético fue el mejor de su equipo. Con sus paradas, casi lleva el partido a la prórroga. Simeone lo apostó todo a la calidad del meta, que demostró que hay portero para años. Pero eso no fue suficiente. El Cholo puso también a Saúl, al que tuvo que retirar por su nerviosismo.

- Cambios 'raros'. Quizá donde se hizo más visible ese planteamiento erróneo y sin respuestas fue en los cambios, poco acertados. Sacó a Gabi en el descanso por un impreciso Saúl y, mediada la segunda parte, el cambio más controvertido: quitó a Griezmann para meter a Raúl García. ¿Y Torres? Y dejó a Arda en el campo, teniendo una amarilla. Con la expulsión de éste y el gol del Madrid, sacó a Giménez (un central) por Tiago y, con él, un cambio de esquema buscando el gol salvador que desarmó más al equipo que otra cosa. Demasiado tarde, además.