La tapatía Yareli “Chololita” Larios venció por nocaut técnico en el primer round a la capitalina Karla Parra y se declaró lista para pelear por un título del mundo, función donde Carlos “Torito” Jiménez ganó en una de las mejores peleas de la noche.

En el Gimnasio Multiusos del Parque San Rafael y como parte de la velada “Nunca se rinden”, la “Chololita” demostró su calidad al imponerse a los 1:58 minutos del primer asalto para regresar al camino de la victoria.

Desde el inicio de la pelea ambas pugilistas lanzaron impactos de poder, más certeros los del peleadora local, quien estaba a decidida a terminar lo más pronto posible y lo logró con poderosas combinaciones.

La “Chololita” llevó contra las cuerdas a su rival y la impactó con izquierda y derecha al rostro en repetidas ocasiones, incluso la hizo sangrar, para que el réferi interviniera a detener la pelea y dar el triunfo a la anfitriona.

Con este resultado, Yareli mejoró su récord a 13-1, tres por la vía del nocaut, además de enfilarse a una oportunidad de disputar un cetro, posiblemente el mes de mayo, mientras que Karla Parra sufrió el segundo descalabro de su carrera.

En un combate que se ganó los aplausos de los más de tres mil aficionados que llenaron el inmueble, Carlos “Torito” Jiménez derrotó por decisión dividida a Uriel “Bombardero” Pérez, por 94-96, 96-94 y 97-93, en peso superligero.

Ambos pugilistas se entregaron desde el primer round, con constante castigo y toda la variedad de golpes que pudieron. Aunque el “Torito” terminó con un corte en el ojo izquierdo, los jueces consideraron que el triunfo fue para él.

En tanto, Rafael “Divino” Espinoza alargó su paso invicto a 13-0, 11 antes del límite, tras vencer por nocaut técnico a Cristian Cortes, quien aguantó mucho castigo del vencedor, pero ya no salió para el sexto episodio.

Luego de seis rounds en welter, el oriundo de Los Mochis, Jorge “Chino” García, mantuvo su invicto como profesional (12-0-1, 10 KOs) tras empatar con el local Josué “Chiquilín” Obando (15-19-2, 12 KOs) en un duelo muy parejo.

Por su parte, el hawaiano Logan Yoon se impuso por nocaut técnico a Alejandro Jiménez, luego de que el réferi impidió que el segundo saliera al inicio del octavo round, en la división de los superligeros; y Andrés Sarabia noqueó en el primero a Miguel Ángel Jiménez.

Tras cuatro rounds en peso ligero, César Ramos se impuso por decisión unánime en peso ligero a Jordan Martínez, mientras que Jonathan Cisneros ganó por nocaut técnico a los 2:04 minutos del primero a Ismael Huidor, en gallo.