Chile en la Copa América
Arturo Vidal celebra su gol ante Ecuador, en el partido inaugural de la Copa América, el 11 de junio de 2015, en Santiago. Sebastián Silva

La zozobra dio lugar al festejo. La única aparición de Arturo Vidal destrabó un partido que se había complicado y encaminó el jueves a Chile la una victoria 2-0 sobre Ecuador en el duelo inaugural de la Copa América.

El volante de la Juventus, que se había visto poco y nada, abrió la cuenta a los 63 minutos de penal, luego de ser derribado dentro del área, y Eduardo Vargas aumentó a los 82, desatando el festejo de una afición que colmó el estadio Nacional y que quiere ver a Chile campeón por primera vez.

El resultado es lo más importante Ecuador resultó un rival difícil, con una recia defensa que se las ingenió mayormente para contener un ataque chileno en el que brilló Alexis Sánchez. Los ecuatorianos, por otro lado, dejaron siempre gente adelante, evitando un aluvión chileno, pues obligaba al rival a tomar recaudos defensivos.

"Complicado el primer partido, hubo nerviosismo", comentó Vidal a pie de cancha al final del encuentro. "El resultado es lo más importante".

Con Vidal, Charles Aránguiz y Marcelo Díaz bastante apagados, Sánchez y Jorge Valdivia cargaron con todo el peso del ataque chileno.

Sánchez fue una verdadera pesadilla para la zaga ecuatoriana y estuvo muy cerca del gol en los primeros minutos. Apenas comenzado el encuentro se filtró por el medio y enfrentó solo al arquero Alexander Domínguez, pero tiró desviado. Poco después intentó pasarle el balón por encima a Domínguez, quien logró bloquear su remate.

Ecuador generó peligro

Lejos de atrincherarse en su campo, Ecuador generó peligro con las subidas de Jefferson Montero, que se hizo un festín con Mauricio Isla por la izquierda y provocó zozobra en la retaguardia chilena. Los pelotazos de los ecuatorianos hicieron que el arquero Claudio Bravo tuviese una noche agitada y se luciese se lució al desviar un remate desde lejos de Fidel Martínez promediando el primer tiempo. El portero de Barcelona, por otro lado, tuvo suerte en el complemento, en que un cabezazo de Miller Bolaños dio en el travesaño.

Un penal que, bueno, queda a criterio del árbitro Cuando cundía la alarma, Vidal protegió un balón y fue derribado en el área. Él mismo ejecutó el penal y batió a Domínguez con un tiro alto.

"Dudosa la jugada, la volvemos a ver. Un penal que, bueno, queda a criterio del árbitro", consideró el timonel de Ecuador, Gustavo Quinteros. "Me voy conforme, evitando pensar en los goles, que fueron errores nuestros".

Con Ecuador adelantado en busca del empate, Vargas, que acababa de ingresar, selló la victoria de contragolpe, con un medido disparo al segundo palo.

Chile quedó con un hombre menos en los descuentos por la expulsión de Matías Fernández, que entró a los 64 en sustitución de Valdivia. Fernández vio la roja tras recibir dos amonestaciones.