Tras ocho años de haber salido del equipo Pachuca, el volante argentino Christian Giménez aceptó estar nervioso en su regreso, pero con la convicción de ayudar al conjunto a la consecución de sus objetivos.

El “Chaco” reportó este lunes con el cuadro de la “Bella Airosa” y fue sometido a los exámenes médicos y físicos de rigor de cara al Torneo Clausura 2018 de la Liga MX.

“Nervioso la verdad, pero estoy contento de encontrarme con gente que conozco de hace mucho tiempo y con cosas nuevas. Estoy feliz de volver a mi casa”, dijo.

Manifestó que está a tope en el aspecto anímico y con la total convicción de aportar su “granito de arena” para las metas que se han trazado.

“Quiero retribuir a la confianza que me da el cuerpo técnico y la directiva. Quiero aportar mi experiencia a los jóvenes y deseo ganar cosas”, apuntó.

Así mismo, destacó la labor que ha realizado en fuerzas básicas el cuadro de la “Bella Airosa”, por lo que confía que en el futuro inmediato habrá jugadores en el primer equipo.

“Impresionante, recién estaba trabajando con algunos chicos, y la verdad es que me da gusto la oportunidad a los jóvenes mexicanos. Hay gente muy capacitada en todas las áreas”, sentenció.