Procedente del Chivas Rayadas, club en el que se inició, el delantero Carlos Fierro señaló que llega a Cruz Azul a dejarlo todo en la cancha  y ganar el título, por lo que se tatuará la camiseta en la piel.

“Vengo comprometido, estoy contento en una institución grande y agradecido con la directiva por darme la confianza, de abrirme las puertas, vengo a no defraudarlos, a hacer mi trabajo y aportar lo que sé”, aseguró.

En su primera conferencia de prensa con la camiseta celeste, y luego de tomar parte en el partido amistoso ante Potros de la UAEM del Ascenso MX, indicó que llega en su mejor momento a enfrentar este nuevo reto.

“Vengo a trabajar en Cruz Azul el mejor momento de mi carrera, sé que son muchos años sin título y siempre hay presión, hay que poner el pecho, es una institución igual de grande (que Chivas), si voltearon a verte, es un gran momento para aprovecharlo”, apuntó.

En ese contexto, manifestó que viene de un equipo grande, en el que formó en lo futbolístico, pero ahora está en una institución que es igual de grande y la camiseta se la tatuará, como si se hubiera formado en Cruz Azul.

“Soy entregado, no tengo la fortuna de conocer a la afición, sé que me la tengo que ganar poco a poco y conforme pasen los duelos, voy a dar mi mejor esfuerzo en la cancha y voy a hacer como si hubiera nacido aquí”, comentó.

Acotó, junto con sus compañeros Javier Salas y José Madueña, viene a aportar su trabajo en el día a día, pues aclaró que no son la solución para Cruz Azul ni vienen a hacer cosas diferentes.

“Trabajo en equipo y veo por el equipo, creo que ninguno de los que venimos somos la salvación, ni vamos a hacer cosas diferentes, venimos a aportar y cada partido que me toque, hacerlo de la mejor manera”, detalló.