Dos atletas suizos se convirtieron hoy en los primeros deportistas infectados con el Norovirus, que afecta al condado surcoreano de PyeongChang, sede de los Juegos Olímpicos de Invierno, donde al menos 232 personas han dado positivo al virus altamente contagioso.

Los atletas, identificados como Fabian Boesch y Elias Ambuehl, fueron puestos en cuarentena en habitaciones individuales y comenzaron a ser tratados por médicos surcoreanos y los que acompañan a la delegación suiza.

El portavoz del Comité Olímpico Internacional (COI), Mark Adams, confirmó que los afectados son atletas de esquí estilo libre que “no se alojaban en la Villa del Atleta de los Juegos Olímpicos de PyeongChang”.

En declaraciones a la prensa, Adams aseguró que los deportistas olímpicos nunca ingresaron a la Villa y se quedaron en el “Parque Phoenix", donde se llevan a cabo eventos de nieve, según un reporte de la agencia de noticias Yonhap y el diario Korea Times en línea.

"Somos conscientes de esta situación con los atletas suizos y hemos seguido los protocolos", destacó el portavoz del COI, descartando que el brote esté fuera de control.

La infección por Norovirus, que se caracteriza por náuseas, vómito, diarrea líquida y dolor abdominal, se transmite por consumo de alimentos o agua con residuos fecales y el contacto entre las personas infectadas.

El virus puede infectar con facilidad a cualquier persona que tenga contacto directo con algún paciente con el virus o si toca cualquier objeto -la cerradura de una puerta, un vaso, un grifo-, que el afectado haya tocado previamente con las manos sucias.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur, un total de 232 personas han resultado contagiadas en PyeongChang desde el pasado 6 de febrero, cuando se informó del brote, tres días antes de la inauguración de los Juegos Olímpicos.

Autoridades del equipo suizo presente en los Juegos Olímpicos de Invierno PyeongChang aseguraron que los atletas contagiados están bien, que no tienen síntomas de Norovirus, por lo que deberían poder competir en sus eventos.

Pese a que el Norovirus no es fatal, es un virus altamente contagioso y difícil de combatir, ya que es resistente a los detergentes y desinfectantes, como cloro y alcohol, además de que no hay fármacos para prevenirlo.

Ante la confirmación del brote de Norovirus en PyeongChang, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur ordenó reforzar la higiene y supervisar todas las instalaciones de alojamiento de los aletas, así como examinar la red de suministro de agua.

El Norovirus suele estar activo en Corea Sur entre noviembre y abril, a diferencia de otros virus que prosperan en temperaturas más cálidas, por lo que los funcionarios de salud aconsejan a la población lavarse las manos con frecuencia, cocinar todos los alimentos que consumen y hervir el agua para evitar infecciones.