Ante la oportunidad de su vida, la boxeadora Yesenia Gómez aseguró que la aprovechará al máximo cuando enfrente a Esmeralda Moreno, quien afirmó que volverá a casa con su título.

En una candente rueda de prensa, la “Joya” Moreno, campeona minimosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), se vio las caras con la “Niña” Gómez, a quien dará la oportunidad en el Polifórum de esta ciudad.

“Es una gran oportunidad para hacer historia, ya tengo muchas ganas de pelear, entrené desde enero para esta pelea, es la oportunidad de mi vida y no la voy a desaprovechar, todos los días me levanté con muchas ganas de hacer historia el sábado”, dijo Gómez.

Esmeralda, quien resaltó que antes de ser campeona mundial conquistó dos cetros nacionales, uno Plata y que peleó con las mejores del mundo, incluso fuera del país, sabe que está en casa de su rival y pidió lealtad a los tres jueces.

“No vengo a dejar el título, si Yesenia me gana lo voy a reconocer, pero no vine a empatar, ese cinturón se regresa conmigo a casa, solo pido lealtad de los tres jueces”, comentó la monarca, quien recordó a don José Sulaimán, al que le aprendió “trabajar día a día y paso a paso por nuestros sueños”.

Yesenia no quiso entrar en la polémica por el comentario sobre los jueces y señaló que en el boxeo se pueden dar las sorpresas, con lo cual reconoció que la campeona es favorita, pero quiere destronarla.

“No me preocupa el trabajo de terceras personas, solo estoy enfocada en que ese cinturón se quede en Quintana Roo, no estoy manca, pero tampoco estoy confiada, las sorpresas se dan en el boxeo y quiero ser la tercera campeona mundial de mi empresa”, añadió.

Quienes prometieron una pelea de alarido fueron Joseph “Diamante” Aguirre y Jairo “Dóberman” López, en la división de los ligeros y que será la coestelar del programa que presentan “Promociones del Pueblo” y “Cancún Boxing”.

Luego de tres meses de entrenamiento en Indio, California, lejos de su familia y enfocado completamente en su preparación, el invicto Aguirre busca quien pague el dolor y cansancio sufrido y no dudó en señalar al regiomontano.

“Fueron tres meses intensos en Indio, que es una parte desértica, donde no hay nada qué hacer y ayuda mucho a hacer una gran concentración, eso implica mucho dolor, esfuerzo y cansancio, todo eso alguien lo tiene que pagar y será Jairo. este tipo de peleas son las que necesita el boxeo mexicano”,

El “Dóberman” López, por su parte, se declaró listo para brindar una gran pelea, “las palabras se quedan abajo del ring y es arriba donde hay que demostrar, quiero hacer una pelea digna de la expectativa que se ha creado en Playa del Carmen”.

Los protagonistas de la función tendrán una última cita antes de pelear, y será el viernes en la báscula, donde deberán cumplir con el peso para declararse aptos rumbo a la velada.