La ansiada oportunidad de disputar un título del mundo llegó para la boxeadora mexicana Silvia Torres, quien se declaró lista para la batalla y hacer historia junto a su hermana Ana María Torres.

Silvia enfrentará el sábado a Brenda Flores por el cetro interino minimosca de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) en el Deportivo del Sindicato de Trabajadores del Metro, pleito que será el estelar de la velada.

“Es la oportunidad que estábamos esperando, Dios sabe el momento en que las pone, para mí es una gran oportunidad, vamos a aprovecharla, a dar lo mejor y que sea una excelente pelea”, dijo la pugilista en entrevista con Notimex.

En caso de salir con el brazo en alto, la “Guerrerita” se convertirá junto a su hermana, Ana María Torres, en la primera dupla de hermanas mexicanas en conquistar títulos del mundo y segunda a nivel mundial, detrás de las puertorriqueñas Cindy y Amanda Serrano.

“Me da mucha motivación saber que podemos llegar a ser las primeras hermanas (mexicanas), me siento contenta, con ganas de pelear y esperemos en Dios de que todo salga bien”, dijo la pugilista, quien tiene récord de 17-0-1, seis nocauts.

Mentalizada y con hambre de triunfo, la “Guerrerita” Torres aseveró que llegará lista a la pelea y sin complicaciones a la ceremonia de pesaje del viernes, en espera de subir a la báscula y marcar 108 libras, límite de la división.

Silvia entrenó para esta pelea por más de cuatro semanas con sus hermanas Ana María y Norma, la primera quien fue una de las máximas representantes del pugilismo femenil en México y que aconsejó a su hermana rumbo a este importante duelo.

“Me dice que le eche ganas, que disfrute mi pelea y que esta oportunidad que tanto buscábamos llegó, que le eche ganas, que aproveche y dé lo mejor de mí. Esto es una motivación, estoy agradecida con los que confían en mí y vamos a echarle ganas para no fallarles”, expresó.