El boxeador mexicano Eduardo “Rocky” Hernández cumplió en la báscula y se declaró listo para exponer el título Juvenil superpluma del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) ante el venezolano Rafael “Potro” Hernández.

Ambos pugilistas acudieron al Jardín Municipal de Texcoco y cumplieron con el último requisito antes de estelarizar la velada de “Promociones del Pueblo”, donde también verán acción el ex campeón mundial Rodrigo Guerrero y el olímpico en 2016 Juan Pablo Romero.

El “Rocky” no tuvo problemas en la báscula al registrar peso de 58.500 kilogramos, debajo del límite de la división, mientras que el “Potro” detuvo el fiel de la romana en 57.700, ambos en condiciones para verse las caras.

Con paso invicto en su carrera profesional de 24 victorias, 20 antes del límite, el pugilista mexicano quiere cerrar el año como monarca juvenil y dar un paso más en busca de su objetivo, que es disputar el cetro absoluto de la división.

Además de presentarse ante su afición y ser favorito, quiere demostrar el poder de sus puños como lo ha hecho en las últimas 17 peleas, todas ganadas por la vía rápida, y mostrarse como un sólido prospecto.

Hernández, quien llega con más experiencia que el juvenil mexicano, tratará de complicar al “Rocky” con su guardia zurda, algo que no preocupa al monarca, quien trabajó con sparrings similares al estilo del retador.

La pelea coestelar será la que disputen Rodrigo “Gatito” Guerrero y Salvador “Peloncito” Juárez, quienes marcaron peso de 54.000 kilos y 53.200, de manera respectiva, con el primero como ligero favorito por su experiencia, incluso ya fue monarca mundial.

Finalmente, el “Pivi” Romero, quien va por su quinto triunfo en el terreno profesional, enfrentará a Luis “The Crash” Acuña, también invicto y con 4-0, en duelo que será en la división superligero; los dos tuvieron idéntico 64.000 kilos.