El boxeador mexicano Ray Beltrán se proclamó nuevo campeón mundial ligero de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) tras vencer por decisión unánime al namibio Paulus Moses, además de dar un paso rumbo a la residencia estadounidense.

 

En el duelo estelar de la velada que se realizó en el Grand Sierra Resort de Reno, Nevada, Beltrán se impuso con tarjetas de 117-111, 116-112 y 117-111, para adjudicarse el cetro que estaba vacante.

 

Así, el oriundo de Los Mochis, Sinaloa, cumplió dos sueños, el de proclamarse campeón mundial y el de acercarse a la posibilidad de obtener la “green card”.

Un duelo intenso y de poder a poder protagonizaron ambos pugilistas desde el inicio, quienes se conectaron con fuerza y emocionaron a los miles de asistentes reunidos en el inmueble.

 

El mexicano lució mejor, aunque el africano se mostró veloz y con pegada fuerte, incluso lastimó el ojo izquierdo de Beltrán, quien respondió en el quinto asalto para castigar a su oponente, que no se quedó atrás y contestó.

 

Mientras el africano usaba su jab para contener al mexicano, éste respondía con ganchos poderosos y resistía los impactos del africano, quien estuvo cerca de mandarlo a la lona.

 

Aunque la contienda seguía de tú a tú, el combate comenzó a inclinarse del lado de Beltrán en la recta final, quien pese a la sangre en el rostro siguió en busca del título y de hacer realidad su sueño, situación que lo sacó a flote.

 

Moses salió decidido a todo en el último asalto y por el nocaut que le permitiera llevarse el cetro a su país, pero el mexicano se lo impidió, para convertirse en en el nuevo campeón mundial de las 135 libras.

 

Además de mejorar su registro a 35-7-1, 21 por la vía del nocaut, Beltrán se alzó como el noveno campeón mundial mexicano de la actualidad; Moses sufrió el cuarto descalabro de su carrera, con 40 triunfos, 25 por nocaut.