Consciente de la dificultad que representará el boxeador inglés Scott Quigg, el mexicano Óscar Valdez se declaró listo para escenificar una guerra y defender su título mundial el 10 de marzo.

El StubHub Center de Carson, California, será el escenario donde Óscar y Quigg se verán las caras, el mexicano en busca de la cuarta defensa del título pluma de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

“Lo conocemos muy bien y sabemos que su estilo en combinación con el mío es la tormenta perfecta que dará a los fanáticos un gran espectáculo y una buena noche de boxeo bajo las estrellas del campo de batalla, conocido como el StubHub Center," dijo.

Con récord de 23-0, 19 por la vía rápida, Óscar parte como ligero favorito ante el experimentado retador (34-1-2, 25 KOs) y ex monarca mundial, seguro de que sus últimas peleas le han dado la enseñanza para frenar a Quigg.

“Esta será mi cuarta defensa del título y he aprendido mucho de mis peleas contra guerreros como Miguel Marriaga y Génesis Servania. Ahora, tengo una pelea aún más difícil contra Scott Quigg. Estamos bien preparados para quien sea. Este título se queda conmigo en México", sentenció.

Valdez realizó prácticamente toda su preparación en la ciudad de Guadalajara y ya afina detalles en California, listo para una de las peleas más complicadas de su carrera.

“Estamos más que listos para ir a la guerra y defender el título a toda costa el 10 de marzo. Aquí en Los Ángeles, estamos dando los toques finales a nuestra preparación. Estamos muy bien con el peso. Ahora solo estoy enfocado en la pelea”, concluyó.