El boxeador Jaime Munguía espera que la contundente actuación que tuvo el pasado 9 de diciembre en Las Vegas, Nevada, le abra las puertas para regresar a Estados Unidos el próximo año.

Munguía, joven prospecto de apenas 21 años, marcha con récord profesional de 26-0 en su trayectoria, 22 por la vía rápida, y que demostró su poder de puños al noquear en dos asaltos a Paul Valenzuela en el Mandalay Bay.

Reconoció que sintió nervios en su pelea pactada en peso superwelter, primera vez que actúa en territorio estadounidense, pero poco a poco se asentó en el ring hasta demostrar el poder de puños que posee.

“Sentí nervios en el primer round, el ring estaba un poco grande, pero lo superamos y se salió con la victoria. Nunca había peleado en un ring tran grande, movimos la cintura y salimos a ganar”, comentó el pugilista.

Apoyado por la promotora “Zanfer”, sabe que aún es muy joven para aspirar a corto plazo en una pelea de título del mundo, pero sabe que va por el camino correcto para lograrlo en un plazo no muy lejano.

“Me dicen que aún estoy chico, en mi peso no estoy embarnecido, se quieren esperar un poco para disputar el título del mundo, pero se abren las puertas y donde me digan voy, peleo donde sea”, concluyó el pugilista tijuanense.