Bolt conquista otra medalla de oro: se corona campeón en los 200 metros planos

  • Su rival más cercano fue, de nueva cuenta, el estadounidense Justin Gatlin.
  • El jamaicano consiguió su mejor marca de la temporada, al hacer un tiempo de 19.55s.
  • Apenas el domingo pasado, ocupó la primera posición de los 100 metros.

El jamaicano Usain Bolt lo hizo de nuevo y se coronó campeón de los 200 metros planos en los Mundiales de Atletismo de Pekín. El atleta consiguió una mnarca de 19.55s, la mejor de la temporada, mientras que Justin Gatlin mereció el segundo lugar con un tiempo de 19.74s.

Bolt, de 29 años, ya se proclamó el pasado domingo campeón mundial de los 100 metros , derrotando a Justin Gatlin. El anunciado choque de trenes entre Bolt y Gatlin terminó con el mismo resultado que el primero. Cuando el estadounidense, que estaba ligeramente por delante en la curva, perdió su ventaja al desembocar en la recta, la sentencia estaba dictada.

Gatlin hubo de resignarse, otra vez, a su papel de segundón, que parece sobrellevar con resignación a juzgar por su sonrisa. Cruzó la meta en 19.74, seguido del sudafricano Anaso Jobodwana, que hizo récord nacional con 19.87, y del panameño Alonso Edward, que por milésimas perdió la medalla de bronce (19.87).

"Bien hecho, Usain"

"Bien hecho, Usain", comentó ante las cámaras nada más acabar la carrera. "Estoy feliz. Os dije que lo haría, no tenía ninguna duda. No me preocupaba la marca, yo sabía que no estaba en forma para hacer un nuevo récord del mundo, pero cuando llega el 200 soy otra persona".

No me preocupaba la marca, yo sabía que no estaba en forma para hacer un nuevo récord del mundoBolt había llegado a Pekín con una marca de 20.13 este año, medio segundo peor que la de Gatlin, el más rápido de la campaña con 19.57, nuevo récord personal, así que la final de este jueves iba a revelar el verdadero punto de forma de los dos. Como en semifinales, el jamaicano dejó los tacos más rápido (147 milésimas) que el estadounidense (161), y cuando se incorporó por completo sin haber cedido más que unos decímetros, se supo enseguida ganador, y así lo proclamó su sonrisa en la recta. 

Bolt recordó tras la prueba que en 200 sólo ha perdido una vez (en el Mundial de Helsinki 2005, precisamente frente a Gatlin). "Este triunfo es un gran regalo tanto para mí como para mi país. La cuarta medalla de oro en 200 es un gran presente". "En cuanto al relevo 4x100, no estoy seguro de la formación que utilizaremos. Tenemos una reunión mañana y decidiremos", apuntó.

Bolt se presentaba en Pekín empatado a ocho medallas de oro con el estadounidense Carl Lewis y, a falta del relevo, ya aventaja en dos al Hijo del Viento. La segunda medalla de Bolt en Pekín es su séptima a título individual en los Mundiales —la décima, incluyendo las pruebas de relevos— y entra en la historia superando las seis del pertiguista ucranio Serguei Bubka.

Felix pone la nota alegre en EE UU

Unos minutos antes Allyson Felix había puesto la nota alegre en el equipo estadounidense al ganar de calle la final de 400, su primer título mundial en la distancia y el noveno en total, con la mejor marca mundial del año (49.26) por delante de la joven bahamesa Shaunae Miller (49.67).

Las tres medallas estuvieron por debajo de los 50 segundos. A continuación de Miller arribaron las cuatro jamaicanas, Shericka Jackson (44.99), Christine Day (50.14), Stephenie McPherson (50.423) y Novlene Williams-Mills (50.47).

Allyson Felix había puesto la nota alegre en el equipo estadounidense al ganar de calle la final de 400, su primer título mundial en la distancia

Felix tomó la cabeza desde el disparo y fue aumentando la diferencia con sus rivales de modo que a la salida de la última curva, cuando encaró la meta con la zancada imperial de sus largas piernas, el desenlace de la carrera estaba cantado.

La final de triple arrojó una marca estratosférica: 18,21, a sólo ocho centímetros del récord mundial del británico Jonathan Edwards, pero no la obtuvo el hasta hoy líder del año, el cubano Pedro Pablo Pichardo, sino el que estaba segundo, el estadounidense Christian Taylor, que recuperó la corona cuatro años después tras un vibrante combate con "PPPP".

Alejado de la zona de estrés, el portugués Nelson Evora, campeón olímpico hace siete años en este mismo estadio, se alzó con la medalla de bronce gracias a su último salto, de 17,52 metros.

El récord mundial estuvo en grave riesgo también en la final femenina de martillo. La polaca Anita Wlodarczyk, cuyos mejores trofeos hasta hoy eran las medallas de plata olímpica y mundial, consiguió su primer título global con abrumadora superioridad sobre sus rivales aunque, con un mejor tiro de 80,85 metros, no pudo satisfacer, por 23 centímetros, las expectativas de récord.

Los aficionados chinos contribuyeron con sus gritos de ánimo al segundo puesto de Wenxiu Zhang (76,33), y la medalla de bronce fue para la francesa Alexandra Tavernier con 74,02.

Sólo hacía 26 días que la lanzadora polaca había roto, por primera vez en la historia, la barrera de los 80 metros con un tiro de 81,08 ante sus compatriotas en Cetniewo.