Hasta hace poco tiempo, la Copa MX era poco apreciada, sin embargo, un clásico de clásicos despertó una gran expectativa, lo que provocó que la reventa sacara una importante ganancia, con la mente puesta ya en el "buen fin" o inclusive ya en las fiestas navideñas.

La promoción que realizó la directiva del América consistió en que el boleto para este duelo ante Chivas es válido para el sábado cuando reciban a Santos Laguna, dentro de la fecha 15 del Torneo Apertura 2016, por lo que el precio era mayor al normal.

Dicha situación fue bien aprovechada por los "amos del mercado negro" que consiguieron la mayor cantidad de boletos para ofrecerlo a aquellos aficionados que no querían perderse este duelo.

El problema para la afición es que a media quincena tenían que desembolsar una importante cantidad de dinero para estar dentro del estadio Azteca, ya que algunas entradas eran ofrecidas, dos horas antes del silbatazo inicial, hasta en dos mil pesos.

Aunado a eso, el estacionamiento del "Coloso de Santa Ursula" fue ocupado en su máxima capacidad, lo que provocó que los que llegaron "barriendo" tuvieron que buscar una opción fuera de él, lo cual no era barato, ya que los lugares en la calle eran ofertados entre 100 y 200 pesos, dependiendo la cercanía.

Y la situación no acaba ahí, ya que los que no llevaron coche debían pedir que el partido no terminará muy tarde, ya que el servicio del Metro es hasta las 12, y en caso de no alcanzar tenían que buscar otra opción, la cual en muchos casos tendrá que ser taxi.

Esto último limitaba el consumo de refrescos, comidas y hasta cervezas en el estadio, algo, que sin embargo, a muchos pareció importarles poco, ya que al final lo que se quiere es disfrutar una victoria de su equipo.