El mariscal de campo de Patriotas de Nueva Inglaterra, Tom Brady, aseguró este lunes tras su arribo a la sede del Súper Tazón LII de la Liga Nacional de Futbol Americano, que seguirá jugando mientras mantenga un alto nivel de desempeño.

Rodeado por cámaras y micrófonos, Brady ofreció la noche del lunes conferencia de prensa para hablar del Súper Tazón que Patriotas buscará defender ante Águilas de Filadelfia, en el US Bank Stadium de Minneapolis, Minnesota.

Aunque el eterno mariscal de campo de Patriotas posiblemente juegue en el nivel más alto de su carrera, está plenamente consciente de que, a pesar de sus mejores esfuerzos, su carrera no durará para siempre.

"Bueno, nunca quiero ser en detrimento del equipo, así que creo que, para mí, siempre que juegue a un alto nivel y me comprometa a cuidarme todo el año, continuaré jugando, admitió Brady ante una multitud de reporteros en la Noche de Apertura del Super Bowl LII.

"Así que no sé, las cosas cambian rápidamente. Puede pasar cualquier cosa, pero obviamente quiero seguir jugando. Me encanta jugar para los Patriotas", enfatizó.

Tom Brady, de 40 años, ha mencionado en varias ocasiones que quiere jugar hasta que tenga 45 años, pero al llegar a su octavo Súper Tazón, mostró que incluso él tiene dudas sobre lo que le espera, mientras continúa su batalla diaria contra el "Padre Tiempo".

Patriotas de Nueva Inglaterra llegó el lunes a esta ciudad procedente de Fóxboro, Massachusets, para disputar el trofeo Vince Lombardi a Filadelfia, en una repetición del Súper Tazón XXXIX disputado en Jacksonville, Florida en febrero de 2005.