El equipo del AS Mónaco, que pelea por los primeros sitios de la Liga Uno francesa, estuvo cerca de pasar un trago amargo ante el modesto Troyes, en partido de la fecha 17.

En duelo disputado en el Stade Louis II, se ha vuelto costumbre que los equipos de media tabla para abajo se le compliquen a los punteros, y este no fue la excepción por lo que el visitante se vio mejor que el anfitrión.

Tanto en la banca como en la tribuna no se daba crédito a lo que ocurría dentro de la cancha, con un equipo que de víctima pasó a victimario, y que con la ventaja de 2-0 comenzó a manejar los tiempos y el espacio para salir avante.

Fue el surcoreano Hyun-Jun Suk quien con su doblete le daba un resultado temporal a su escuadra, al marcar en los minutos 25 y 50 que parecían enfilarlos a una victoria cómoda sin que el rival les hiciera sombra.

Pero ese exceso de confianza lo pagaron caro ya que el autogol de Mathieu Deplagne en el 70 abrió la puerta el equipo del principado para darle la vuelta con doblete del argentino Guido Carrillo en los minutos 87 y 88.

La reacción y el triunfo le permiten al AS Mónaco treparse al segundo lugar de la clasificación general con 35 unidades, en tanto el Troyes, al que le faltó un poco de más manejo de partido, se quedó en 18 en zona de descenso.