Con una táctica diferente y con el objetivo de regalarle una alegría a su afición, la selección de Arabia Saudita se medirá este lunes a Egipto, en el cierre de su participación en la Copa del Mundo Rusia 2018.

“Estamos listos para dar el máximo, estamos confiados en nuestras capacidades luego de la experiencia de los dos primeros partidos”, declaró el técnico hispano-argentino Juan Antonio Pizzi, quien dirige al combinado asiático.

Ante los medios de comunicación, el timonel advirtió que en cada partido buscan una manera de jugar, por lo que se verá otra estrategia ya que es un rival distinto a Rusia y Uruguay, “debemos centrarnos en algunos puntos y dejar la mejor imagen posible en el campo”.

Sin puntos y eliminado del Mundial, los saudíes esperan “dar una alegría al pueblo” una vez que se midan este lunes a Egipto, “rival complicado, al que se le debe jugar con respeto”.

Advirtió que no habrá una tarea especial en busca de frenar al delantero Mohamed Salah. “No hubo con Luis Suárez (una táctica especial), Salah es un gran jugador, por lo que debemos poner a jugadores con características capaces que conozca sus ventajas y trabaje para reducir sus cualidades”.