América, un equipo acostumbrado a las hazañas

Algunos de los pasajes más importantes del América en su historia y que lo han convertido en el equipo más ganador del futbol mexicano se han dado en liguilla, algo que buscan repetir este domingo...

Algunos de los pasajes más importantes del América en su historia y que lo han convertido en el equipo más ganador del futbol mexicano se han dado en liguilla, algo que buscan repetir este domingo ante los Pumas de la UNAM.

Esta no es la primera vez que las Aguilas llegan a un partido de vuelta con una desventaja de tres goles, ya que es algo que vivió en la final del Prode 85, frente al Tampico Madero.

La escuadra tamaulipeca, que estaba bajo el mando del chileno Carlos Reinoso, salió con un holgado triunfo de 4-1 en calidad de local lo que obligaba a los capitalinos a ganar por tres en la vuelta.

Contra todos los pronósticos y solo en 45 minutos, lograron igualar el marcador global con goles de su actual presidente deportivo, Ricardo Peláez, otro del argentino Eduardo Bacas y de Ramón Ireta, para irse a tiempos extras, en los que Bacas marcó el de la diferencia para darle el título.

La segunda ocasión en que los de Coapa vinieron de atrás para descontar un marcador de dos o más goles, fue en los octavos de final de la Copa Libertadores de América 2008, ante el Flamengo de Brasil.

En el primer juego de la serie, el cuadro carioca pisó el estadio Azteca con autoridad para sacar el triunfo por 4-2, lo que significó la salida del argentino Rubén Omar Romano de la dirección técnica y la llegada de Juan Antonio Luna.

Y pese a que el "Cabezón" señaló que sería fantasioso ir al estadio Maracana a ganar por diferencia de tres tantos, así lo hizo el equipo con uno de Enrique Esqueda y dos más del paraguayo Salvador Cabañas, para avanzar a cuartos de final.

La ocasión más reciente en que los americanistas lograron levantarse de un marcador adverso de esta magnitud, fue en la Liga de Campeones 2014-15, en la etapa de semifinales, en las que cayeron ante el Herediano por 3-0, resolviendo la vuelta por 6-0.

Para avanzar a la final, América está obligado a ganar a partir de cuatro goles a unos Pumas que en todo el Apertura 2015 la máxima cantidad que recibió en el estadio Olímpico Universitario, fueron cuatro, tres de Chiapas y uno de Querétaro.