Pese a estar muy cerca de la fase de octavos de final de la Copa Mundial de Rusia 2018, el técnico de Senegal, Aliou Cissé consideró que todavía les faltan dos partidos para decir que ya ganaron algo.

"Jugar en el equipo nacional exige estar preparado en cada momento para responder a las exigencias, en un mundial hay tres partidos en la primera fase y todavía no se ha hecho nada, habrá que pelear hasta el final", dijo.

En rueda de prensa en la que estuvo acompañado de la figura del equipo, Sadio Mané, explicó que el reto tanto para su escuadra como para la japonesa, en su segundo partido del Grupo H de la justa mundialista, es muy grande.

"El reto para ambos equipos es buscar la victoria para acercarse a la clasificación para octavos de final del mundial. Japón es un gran equipo que merece estar ahí, pero eso se decidirá en los próximos encuentros".

Por su parte, Mané dijo que para dar un paso importante a la siguiente ronda de la competición, el equipo deberá mantener el mismo ritmo mostrado en el debut ante su similar japonesa, para cumplir el objetivo de avanzar.