El técnico de la selección de Senegal, Aliou Cissé, destacó la entrega de sus jugadores en el triunfo sobre la favorita Polonia, en el inicio de actividades del Grupo H de la Copa Mundial de Rusia 2018, pero dijo que se mantendrán ecuánimes.

"Fue una gran victoria y un gran comienzo, pero no vamos a volvernos locos, estoy orgulloso del equipo, pero seguiremos siendo humildes, tenemos que empezar a pensar en el juego contra Japón ya que está a la vuelta de la esquina", comentó.

En rueda de prensa, al término del encuentro disputado en esta ciudad, el joven timonel africano mencionó que en su siguiente encuentro saldrán con la misma humildad que ante Polonia y sin perder el piso.

De la misma forma, rechazó que el triunfo de este día tenga el mismo sabor que el debut en el Mundial de Corea-Japón 2002 cuando era capitán del equipo, al darle otra connotación.

"No es el mismo sabor, conocemos la historia entre Francia y Senegal. Francia fue el país colonizador. Y también éramos los niños de Francia que nos dio mucho y le dimos mucho a nuestros padres. Nos habían entrenado en sus centros de entrenamiento. Era algo más", concluyó.